Únase a getAbstract para acceder al resumen.

El paciente le verá ahora

Únase a getAbstract para acceder al resumen.

El paciente le verá ahora

El futuro de la medicina está en sus manos

Basic Books,

15 mins. de lectura
10 ideas fundamentales
Texto disponible

¿De qué se trata?

Los teléfonos inteligentes y otros tipos de tecnologías ponen al paciente en el asiento del conductor del cuidado de la salud.

Clasificación editorial

8

Cualidades

  • Innovador
  • Aplicable

Reseña

El cardiólogo Eric Topol demuestra cómo internet y otras tecnologías le están dando una nueva forma al mundo del cuidado de la salud. Argumenta que los pacientes deben tener acceso a sus datos médicos –de los que son dueños– y deben participar de manera activa en las decisiones que afectan el cuidado de su salud. Necesitan conocer sus opciones de tratamiento, incluido el precio, y quienes brindan el cuidado de la salud deben compartir los datos médicos anónimos, en beneficio de la sociedad. Los médicos deben descender de su pedestal y convertirse en asociados de un universo que se centre menos en ellos. Debido a la naturaleza de rápida evolución del cuidado de la salud, el libro contiene declaraciones y precios anacrónicos. Aun así, getAbstract recomienda el reporte de Topol a los pacientes, padres de familia, aseguradoras, proveedores y gestores de cuidados de la salud.

Resumen

La medicina al revés

Hoy, un paciente podría, por ejemplo, tomar la foto de una verruga con su teléfono y evaluarla con una aplicación. También puede tener acceso a los historiales médicos relevantes y actualizar cualquier información errónea. Este acceso abierto para todos es parte de la democratización de los datos médicos. En un vuelo, un pasajero tenía dolor en el pecho. Las herramientas electrónicas determinaron que tenía un ataque cardiaco; el piloto aterrizó en un aeropuerto cercano. La tecnología brindó información suficiente para que el piloto supiera qué hacer.

El surgimiento de los pacientes inteligentes

Muchos médicos no responden bien ante pacientes que conocen sus problemas de salud. Durante más de 40 años, Jeanette Erdmann no supo qué causaba sus síntomas. Incluso desde su infancia le costaba trabajo subir escaleras. Su salud se debilitó a medida que realizaba su doctorado. Utilizaba un respirador por las noches. A los 45 años de edad, investigó sus síntomas en Google y descubrió que tenía distrofia muscular congénita de Ullrich. Internet la ayudó a identificar cuál era su padecimiento y a conectarse con otras personas que enfrentan...

Sobre el autor

El médico Eric Topol dirige el Instituto de Ciencia Traslativa Scripps, en California.


Comentarios sobre este resumen

Más sobre esto

Canales relacionados