Resumen de Las aventuras de Tom Sawyer

¿Busca el libro?
¡Tenemos el resumen! Obtenga la información clave en 10 minutos.

Las aventuras de Tom Sawyer resumen de libro

Clásico de la literatura

  • Historia de aventuras
  • Realismo

De qué se trata

El clásico entre las historias de travesuras infantiles

Tom Sawyer es uno de los niños traviesos más famosos de la literatura y, es posible que su creador, Mark Twain, también haya sido un niño travieso puesto que, según el autor, las alocadas aventuras de Tom Sawyer están basadas en los recuerdos de su propia infancia. Solo los especialistas pueden decir qué es verdad y qué es ficción. Para los demás, lo importante es que nunca antes –y solo rara vez después– se escribió una historia tan ligera y entretenida como la de Mark Twain. Con gran estilo, el autor entreteje diferentes episodios para convertirlos en un todo: Tom hace que los niños pinten la cerca que le asignaron pintar a él, visita su propia tumba, con su amiga Becky investiga una misteriosa cueva y con Huckleberry corren varias veces el riesgo de morir: estas son las aventuras más conocidas del joven héroe. La novela se convirtió en un gran éxito que solo fue superado por la siguiente historia de Twain: Las aventuras de Huckleberry Finn.

Ideas fundamentales

  • Las aventuras de Tom Sawyer se publicó en 1876 y rápidamente se convirtió en una de las novelas más famosas y adoradas por el público.
  • La trama tiene lugar el pueblo ficticio de San Petersburgo, a orillas del Mississippi.
  • Aquí vive un niño huérfano, Tom Sawyer, con su tía Polly. Su mejor amigo es Huckleberry Finn.
  • A Tom le encanta escabullirse de la escuela, y es un niño muy travieso e inteligente.
  • Entre otras cosas, consigue “delegar” uno de sus castigos a otros muchachos y, además, recibe dinero por ello.
  • Tom logra canjear una gran cantidad de cachivaches por certificados de trabajo, por lo que, para el asombro de su maestro, recibe un premio.
  • Tom y Huck son testigos del asesinato que cometen el Indio Joe y su secuaz.
  • Tom se enamora de Becky Thatcher, una niña nueva en el pueblo. Con ella investiga una misteriosa cueva, de la que por poco casi no logran salir.
  • Huck salva la vida de la viuda Douglas al impedir el intento del Indio Joe de robar su casa. Ella le está tan agradecida que decide adoptarlo.
  • Pero al vagabundo Huck no le gusta en absoluto la vida civilizada. Solo Tom puede convencerlo de soportar su destino.
  • Al final, Huck y Tom encuentran un tesoro y se vuelven inmensamente ricos. El Indio Joe muere en la cueva.
  • Las aventuras de Tom Saywer fueron tan apreciadas que, para enojo del autor, de inmediato aparecieron varias ediciones piratas.
 

Resumen

Dulce castigo

El huérfano Tom Sawyer vive con su medio hermano y su tía Polly en el pequeño pueblo de San Petersburgo, a orillas del río Mississippi. A diferencia del carácter obediente de Sid, Tom es un niño travieso que siempre logra librarse de los castigos de la tía Polly. Una calurosa tarde de verano, se escabulle de la escuela para ir a nadar. La tía Polly lo descubre y le asigna un castigo ejemplar: en lugar de jugar con los otros niños, el sábado deberá pintar la cerca del jardín. De mala gana, Tom empieza a cumplir con su castigo. La cerca mide tres yardas de alto y 40 de largo. Mientras pinta, imagina todas las cosas que podría haber hecho ese día. Para colmo de males, se acerca Ben Roger, un muchacho que seguramente se burlará de él. Tom conserva la calma. Ensimismado continúa pintando y casi no se percata de Ben, tan dedicado está a su tarea que Ben termina por convencerse de que pintar la cerca debe ser algo especialmente divertido. Es por eso que le pide a Tom que le deje pintar la cerca por un rato. Tom se niega y solo le permite tomar el pincel cuando Ben le da una manzana a cambio. Luego hace lo mismo con los otros muchachos que pasan y, al final del día tiene una rata muerta, una cometa, el viejo marco de una ventana, doce canicas y muchas otras cosas fantásticas. Además, la cerca está pintada y la tía Polly elogia al niño por su esfuerzo.

La escuela dominical

Antes de ir a la escuela dominical, Tom se esfuerza por memorizar los versos de la biblia. Su prima Mary se ocupa mientras tanto de su apariencia externa: le da un balde con agua y un pedazo de jabón para que se asee. Tom moja el jabón, vuelca el agua y se limpia la cara con una toalla. Mary descubre el engaño y toma el asunto en sus propias manos. Después de asearlo, abotona su chaqueta, lo obliga a usar un cuello y un ridículo sobrero de paja, y hasta un par de zapatos recién engrasados. Así, acicalado y de mala gana, Tom se dirige a la escuela dominical. Ya en la puerta de la iglesia, vuelve a las andanzas: le cambia a Ben una pieza de regaliz y un anzuelo por una hoja amarilla que contiene el reconocimiento de la escuela. Si bien casi nadie de la clase sabe la lección, con la ayuda de muchos susurros y apuntes, todos los niños logran recibir una hoja azul. Por cada diez hojas azules, los niños reciben una roja. Diez hojas rojas representan una amarilla. Quien logre reunir diez hojas amarillas obtendrá, ceremonialmente, una biblia. El servicio de hoy se ve interrumpido por la llegada de nueva gente al pueblo: se trata del abogado Thatcher y su familia, entre quienes se encuentra su bella hija Becky. ¡Qué bueno que Tom puede ostentar diez hojas amarillas! Para sorpresa del maestro, las muestra delante de todos, recibe la biblia y cosecha, a cambio, la atención de Becky.

Tom y Becky

De camino a la escuela, el lunes, Tom se encuentra con Huckleberry Finn, un vagabundo que no asiste a la escuela y que vive en un barril. Huck se viste con ropa que le queda demasiado grande y es el terror de los adultos del pueblo, pero siempre es bien recibido por los niños. Tom acuerda encontrarse con él por la noche. Cuando el maestro le pregunta por qué llegó tarde a clases, Tom responde con desparpajo que se quedó conversando con Huck. En castigo, debe sentarse con las niñas. Tom se sienta junto a Becky, que se aleja de él, pero el niño logra captar pronto su atención haciendo dibujos en su pizarra. Por último, escribe “Te amo” y Becky se siente halagada. En el recreo, Tom le propone a Becky comprometerse. Ella debe decirle que también lo ama. Él la besa y se prometen mutuamente que nunca se casarán con otra persona. Pero entonces, Tom incurre en un embarazoso desliz: le cuenta a Becky que estar comprometido es algo muy bonito y que él ya lo experimentó con Amy Lawrence. Becky se ofende y se pone celosa. Ya no quiere hablar con él. Tom no logra hacerla cambiar de parecer y se escapa de la escuela.

El asesinato en el cementerio

Tom está en su cama y espera a Huck, que maullará frente a su ventana a la medianoche. Las horas pasan con gran pesadez y los ruidos se vuelven cada vez más tenebrosos. Por fin llega Huck y Tom se apura a bajar por la ventana. Abajo lo espera Huck con un gato muerto. Juntos se dirigen al cementerio. Allí, las tumbas se han hundido y en lugar de lápidas solo quedan unas cruces corroídas. Los muchachos se dirigen a la tumba de Ross Williams, que ha muerto hace poco. Aquí han planeado su aventura: quieren esperar a que el diablo venga a buscar el alma del muerto. En ese momento, arrojarán el gato y recitarán un conjuro para librarse de las verrugas. Mientras esperan, empiezan a asustarse. De pronto, escuchan voces y creen que son los espíritus que vienen a buscarlos; pero se dan cuenta de que son las voces de personas de carne y hueso. Con miedo, escondidos detrás de unos olmos observan cómo el temible Indio Joe, el borracho Muff Potter y el doctor del pueblo abren una tumba y roban el cuerpo. Empiezan a pelear por el pago, y Potter y el doctor se trenzan en una lucha. Cuando Potter cae al suelo, el Indio Joe toma su cuchillo y se lo clava al doctor en el pecho. Mientras el doctor muere, el Indio Joe pone el cuchillo en la mano de Potter. En ese momento, Potter vuelve en sí y Joe le dice que él es el asesino, pero que no dirá ni una palabra. Los muchachos escapan, impresionados por la escena, y hacen un juramento de sangre: nunca hablarán del asunto.

Tom se convierte en pirata

Poco después, se descubre el asesinato. Muff Potter acaba tras las rejas. En la escuela, Becky sigue ignorando a Tom, quien, triste, decide desaparecer y convertirse en pirata. A la medianoche, Tom escapa Junto con Joe Harper, que fue golpeado por su madre por algo que no hizo, y con Huck. Los tres roban una balsa y, con algunas provisiones que han logrado reunir, reman hasta una isla boscosa del Mississippi. En lo profundo del bosque montan su campamento. Encienden una fogata y fríen el tocino que han traído. ¡La libertad es deliciosa! Para desayunar pescan algunos peces y los asan. Luego se van a nadar, recorren el bosque y Huck les enseña a fumar. Al principio, Tom y Joe se sienten muy mal, pero la segunda pitada resulta mucho mejor. Por la tarde oyen un fuerte silbido: ven un barco a vapor que parece buscar ahogados en el río. Poco a poco, los niños se dan cuenta de que es a ellos a quienes buscan. Por la noche, Tom entra a escondidas a la casa de la tía Polly y la escucha penar por él. Al día siguiente cuenta a los otros piratas que están organizando un servicio fúnebre en su nombre. Divertidos, los muchachos se esconden en la iglesia y aparecen de repente con vida frente al grupo de dolientes. La tía Polly y la madre de Joe Harper se alegran infinitamente de tener a sus niños de regreso. El pueblo los festeja cómo si fueran héroes.

Tom y Huck en busca de un tesoro

Un día, Tom y Huck deciden empezar a buscar un tesoro escondido. Con su parte del tesoro, Huck quiere comprar pastel y limonada todos los días. Tom, en cambio, quiere casarse. Después de buscar sin éxito en varios lugares, Tom propone que vayan a la “casa embrujada”. Los muchachos revisan la casa y trepan hasta el desván. De pronto, dos hombres entran en la casa. Uno es un hombre desgarbado que no conocen, el otro es el Indio Joe. Los hombres discuten sobre una “cosa” que han hecho y piensan en la posibilidad de dejar el dinero en la casa embrujada. Finalmente, deciden no hacerlo; en cambio, esconderán el botín en el “número dos, donde está la cruz”. Luego abandonan la casa. Excitados, Tom y Huck tratan de descubrir qué es lo que quisieron decir con “número dos”. Finalmente, llegan a la conclusión de que debe tratarse de una habitación en un hostal. Puesto que solo hay dos hostales en el pueblo, Tom pronto descubre que en la habitación número dos de uno de los hostales vive un abogado, pero en la otra, la luz siempre está apagada y solo se ve movimiento tarde por la noche. Con un manojo de llaves robadas, Tom y Huck se cuelan en el tétrico hostal. Huck hace las veces de vigilante, mientras Tom prueba las llaves. Después de lo que parece una eternidad, Tom regresa pálido de miedo. Tartamudeando, le cuenta que en la habitación está el Indio Joe durmiendo en el piso y que por poco le hubiera pisado la mano.

Huck es un héroe

Durante las noches siguientes, Huck observa la salida trasera del hostal. Finalmente, ve cómo salen dos sombras. Las sigue hasta la casa de la viuda Douglas y escucha su escalofriante conversación. El Indio Joe y su secuaz quieren robar el dinero de la viuda y destrozarle el rostro. Conmocionado, Huck corre a casa del vecino. Él escucha la historia de Huck, toma un arma, les da armas a sus dos hijos y juntos salen en busca de los criminales. Se produce un tiroteo, pero lo malvivientes logran escapar. Cuando la viuda se entera del plan para asaltarla y de cómo Huck logró frustrar el ataque, le está muy agradecida. Huck tiene una fiebre muy alta y la mujer se encarga de cuidarlo. Sin embargo, la mayor preocupación de Huck sigue siendo el tesoro.

En la cueva

Mientras tanto, Tom se ha reconciliado con Becky, puesto que él asumió la culpa de una travesura que ella le hizo al maestro. Becky invita a sus compañeros de clase a un picnic. Puesto que puede hacerse tarde para regresar a casa, acuerdan que Tom y Becky se quedarán a dormir en casa de amigos. Los niños corren y juegan a las escondidas en la cueva McDouglas, pero solo conocen una pequeña parte de sus sinuosos pasadizos. Tom no conoce la cueva mejor que el resto y, después de haber admirado por un largo rato las estalactitas, Tom y Becky se dan cuenta de que ya no escuchan a los otros niños. Temerosos, recorren los pasadizos, pero pronto Tom debe confesar que no encuentra la salida. Comparten el resto del pastel que han traído consigo y Becky se acurruca llorosa en los brazos de Tom. Con el pasar de las horas, Becky cree que van a morir. Tom la deja junto a una fuente de agua y con la ayuda de la cuerda de su cometa recorre otros pasadizos. De pronto, a menos de diez metros de él divisa una mano humana. Tom lanza un grito de alegría, pero luego ve que la mano es del Indio Joe. El criminal también se asusta y escapa en la oscuridad mientras Tom regresa con Becky. Pronto vuelve a salir en busca de una salida y descubre un rayo de luz. Junto con Becky pasan por la pequeña apertura: ¡se han salvado! Todo el pueblo de San Petersburgo está feliz de haber recuperado a los niños. El alcalde cierra la entrada a la cueva con gruesos tablones de madera para que nadie vuelva a perderse en su interior. Cuando Tom se entera de ello dos semanas más tarde, les cuenta a los adultos que el Indio Joe todavía está en la cueva.

El tesoro

Vuelven a abrir la cueva de inmediato. Detrás de los tablones está el Indio Joe, muerto. Junto a él, su cuchillo, que se rompió al intentar cortar los tablones. Tom le dice a Huck que el dinero nunca estuvo en el hostal, sino en la cueva. Por eso, Huck quiere volver con Tom: toman un bote prestado y regresan a la cueva. Tom le muestra a Huck el lugar por donde lograron salir con Becky. Puesto que han encontrado una fantástica entrada secreta, le propone crear una banda de ladrones, ya que ser ladrones es mejor que ser piratas. Los dos entran en la cueva y Tom encuentra rápidamente el lugar en el que se topó con el Indio Joe. Allí, en la pared de la cueva, descubren la inscripción del número dos debajo de una cruz. Cuando cavan debajo de ella encuentran un cofre. Rápidamente llenan los sacos que han traído con el botín del cofre. Más tarde, cuando cuentan el dinero en el pueblito se dan cuenta de que tienen 12.000 dólares.

Huck se vuelve civilizado

El pueblo celebra fiesta sorpresa en honor a los dos nuevos ricos. La agradecida viuda Douglas adopta a Huck y le compra trajes y zapatos; pero a Huck no le gusta nada la vida civilizada: tiene que levantarse temprano, comer a horas determinadas y dormir en sábanas tan blancas que no encuentra ni una sola mancha en ellas. No puede gritar ni insultar y mucho menos fumar. En pocas palabras: la vida civilizada es espantosa. El padre de Becky está muy agradecido con Tom por haber salvado a su hija, por lo que quiere usar sus contactos para enviar a Tom a la academia militar. Tom decide fundar su banda de ladrones. Cuando, tres semanas más tarde, Huck abandona la casa de la viuda para volver a usar sus harapos y vivir en su barril, Tom lo convence de lo contrario. Debe regresar; de otro modo, será un sujeto indecente, que no puede formar parte de su banda de ladrones. Huck acepta entonces las torturas de la vida civilizada, para poder convertirse en un ladrón decente.

Acerca del texto

Estructura y estilo

Como el título ya lo anuncia, Las aventuras de Tom Sawyer es una colección de episodios turbulentos: la pintura de la cerca, la asistencia al propio funeral, la exploración de la cueva. Todos son episodios extraños, que en parte se conocen como historias independientes. La mayoría pueden organizarse a partir de los subgrupos Tom y Becky, y Tom, Huck y el Indio Joe. El libro se construye a partir de varios géneros: es una novela picaresca, pero también tiene rasgos de novela educativa. Twain la salpicó con sátira, un recurso que por lo general solo comprenden los adultos, pero, al mismo tiempo, es a todas luces un libro para adolescentes. El narrador recuerda con cierto guiño nostálgico los hechos que se sucedieron en el pueblito ficticio de San Petersburgo. Narra en pasado y sabe más de sus personajes de lo que ellos cuentan en discurso directo; es decir, es un narrador omnisciente. La continuación de la novela, Las aventuras de Huckleberry Finn, es lo que le permite a Twain encontrar un tono original en primera persona para su héroe Huck. Una particularidad estilística, que ya está presente en Las aventuras de Tom Sawyer, es el uso del dialecto sureño. En la traducción al español no quedan muchos rastros de esto, pero la lectura es muy entretenida de todos modos.

Enfoques interpretativos

  • Tom Sawyer y Huckleberry Finn constituyen, en cierto sentido, un par de opuestos: el vagabundo Huck tiene experiencias mucho más serias que Tom, cuya imaginación proviene sobre todo de las novelas e historias de aventuras que ha leído. A pesar de ello, ejerce una gran influencia sobre el inocente Huck.
  • A lo largo de la novela, Tom pasa por varios estadios, que al final lo vuelven más adulto y maduro. En este sentido, el libro es una especie de novela educativa. En la primera parte aparecen las travesuras (el episodio de la cerca), luego, las confrontaciones más serias y en parte peligrosas, con el Indio Joe, y más tarde en la cueva.
  • La cueva es un símbolo clásico para la prueba de madurez de un héroe. Tom se aleja de los demás, vive su aventura en la cueva y regresa ya maduro al seno de la sociedad. Un ejemplo de esta madurez es el hecho de que al final convence a Huck de abandonar su vida de vagabundo.
  • El modelo de muerte y resurrección se extiende a lo largo de toda la novela: los cadáveres son desenterrados, Tom y Huck presencian su propio funeral, Tom y Becky resucitan de la cueva McDouglas.
  • Muchos intérpretes consideran que la novela es autobiográfica. En efecto, Twain mismo, en el prólogo, indica que algunas de las aventuras de Tom le sucedieron a él y que los dos personajes principales están construidos a partir de los recuerdos de algunos amigos de su juventud. Otros personajes también tienen su correspondencia de carne y hueso: por ejemplo, el abogado Thatcher es el padre de Twain, su tía Polly es su madre y Becky refleja a su primera novia.

Antecedentes históricos

Los inicios en Estados Unidos

Las aventuras de Tom Sawyer se desarrollan a mediados del siglo XIX, en el pequeño pueblito ficticio de San Petersburgo, a orillas del Mississippi (Missouri). Twain creó el pueblito a imagen y semejanza de su propia ciudad natal, Hannibal, en Missouri; el primer asentamiento europeo fue fundado en 1735 por los franceses bajo el nombre de St. Genevieve. Antes de eso, en la región vivían indios sioux y algonquinos. En 1764, se fundó St. Louis. El estado de Missouri fue vendido a los españoles, pero en el año 1800 fue devuelto a los franceses y, finalmente, en 1821 se convirtió en el vigesimocuarto estado de los Estados Unidos. Las diferentes regiones de los Estados Unidos se habían unido ya en 1781 para constituir una confederación, pero, porque el acuerdo no valía el papel en el que estaba firmado, la Convención Constitucional se reunió bajo la dirección de George Washington y elaboró la constitución de los Estados Unidos que, finalmente fue ratificada en 1789. Washington se convirtió en el primer presidente de los Estados Unidos. En ese momento, también se constituyeron los dos grandes partidos políticos: los federales y los demócratas-republicanos. El sucesor de Washington, Thomas Jefferson, compró más territorios y extendió las fronteras de las antiguas colonias hacia el oeste. En la primera mitad del siglo XIX, se establecieron tres regiones comerciales: el norte se industrializó, el sur desarrolló plantaciones y el oeste estableció una economía agroganadera. Puesto que las regiones económicas también se diferenciaban cultural y socialmente, las diferencias se agudizaron, en especial entre el norte y el sur, por lo que, en 1861, se produjo la Guerra Civil como consecuencia de la esclavitud.

Origen

En 1861, Mark Twain se registró voluntariamente en el ejército de los estados del sur. Pero su intermezzo en la caballería militar duró poco tiempo. Un año más tarde, intentó empezar su carrera literaria. Con éxito: casi diez años más tarde había logrado establecerse como escritor, se casó con una mujer de una familia muy influyente de Nueva York y se mudó con ella a Hartford, Connecticut. Aquí empezó a trabajar en Las aventuras de Tom Sawyer y se alejó de sus anteriores escritos satíricos para ocuparse de las “pequeñas” aventuras de su joven héroe. El libro surgió en tres etapas: el invierno de 1872-73, el verano de 1874 y la primavera-verano de1875. En un principio, Twain había planeado escribir la transformación de Tom de niño en hombre, pero luego abandonó su plan. Tom sigue siendo un niño hasta el final de libro, el paso a la adultez está frente a él. Las ideas para desarrollar el personaje de Tom fueron tomadas de tres de sus amigos de la infancia. El primer libro se publicó el 8 de junio de 1876, en Inglaterra, pues Twain quería asegurarse los derechos legales ingleses para su novela.

Influencia

“Si bien mi libro está pensado sobre todo para entretener a niños y niñas, espero que los hombres y mujeres no se abstengan de leerlo por ello”, escribe Twain en su prólogo a Las aventuras de Tom Sawyer. Esta pequeña esperanza fue superada rápidamente por la realidad, aunque de una forma diferente de la que Twain había imaginado. En Inglaterra, el libro se convirtió en un éxito, pero a la publicación de la edición de Estados Unidos se adelantó una copia pirata canadiense. Las copias piratas llegaron pronto a los Estados Unidos. Twain enfureció: cuatro meses después de la aparición de las impresiones piratas, su editorial publicó la edición americana autorizada e ilustrada. Para ese momento, según los cálculos del autor, ya había perdido más de 10.000 dólares por la venta de sus libros, lo que también ilustra claramente la inmensa popularidad de la historia. Twain estaba tan afectado por el desastre financiero, que en los años que siguieron no volvió a tocar una pluma. Cuando finalmente publicó Las aventuras de Huckleberry Finn, en 1885, el libro se editó con el subtítulo El compañero de Tom Sawyer, lo que volvió a aumentar las ventas del libro anterior. Las reseñas de la novela se publicaron en todos los grandes periódicos. Un comentario de la edición inglesa en el Examiner de Londres con muchas citas del libro, fue publicado por varios periódicos de Estados Unidos, de modo que, al momento de la publicación del libro, la novela y sus personajes ya eran conocidos por su público.

Entre otras cosas, por el hecho de que Las aventuras de Tom Sawyer reflejan de modo infantil el sueño americano, la popularidad del muchacho del sur sigue intacta; es el arquetipo del muchacho travieso. Las aventuras de Tom Sawyer y Huckleberry se publicaron en diversas variantes y se han llevado al cine en varias ocasiones.

Sobre el autor

Mark Twain es el seudónimo literario del escritor estadounidense Samuel Langhorne Clemens. Nació el 30 de noviembre de 1835 en Florida, Missouri. Pasó su infancia en Hannibal, una pequeña ciudad portuaria a orillas del Mississippi. Esta ciudad se convertiría luego en el escenario de las aventuras de sus héroes, Tom Sawyer y Huckleberry Finn. El padre de Twain falleció en 1847. En ese momento, su hijo tenía doce años y tuvo que abandonar la escuela para convertirse en aprendiz de tipógrafo. En 1851 comenzó a trabajar para el Hannibal Journal. A los 17 años viajó a Nueva York y luego a Filadelfia, donde escribió sus primeros relatos de viaje. Entre 1857 y 1869, fue guía en un barco a vapor que recorría el Mississippi. De esta actividad surge su pseudónimo: en el lenguaje de los marinos, “Mark Twain” significa marcar dos brazas de profundidad, que es la profundidad segura para un vapor de rueda. Las experiencias durante esta época marcarán su escritura. En 1861 sirvió voluntariamente en la Guerra Civil de los Estados Unidos del lado de los estados del sur. Un año más tarde se convirtió en reportero para el periódico Territorial Enterprise en Virginia City, Nevada. En 1864 se radicó en San Francisco. Dos años más tarde fue contratado como reportero en Hawái, y, en 1867, emprendió un viaje por Europa y Palestina. Durante este período, surgieron muchos de sus informes de viaje. En 1870, Twain se casó y se mudó a Hartford, Connecticut. Allí escribió sus obras más populares, entre ellas, Las aventuras de Tom Sawyer (1876) y su autobiografía, La vida en el Mississippi (1883). Las aventuras de Huckleberry Finn es considerada su obra más seria. Luego de un intento fallido por fundar una editorial, Twain emprendió un viaje por el mundo para pagar sus deudas con conferencias. Murió el 21 de abril de 1910 en Redding, Connecticut.


Este resumen de clásico de la literatura ha sido compartido con usted por getAbstract.

Localizamos, evaluamos y resumimos conocimiento relevante para ayudar a las personas a tomar mejores decisiones en los negocios y en su vida privada.

Para usted
Encuentre su próximo libro favorito con getAbstract. Ver el precio >>
Para su empresa
Manténgase al día con las tendencias emergentes en menos tiempo. Aprenda más >>
Estudiantes
Estamos comprometidos a ayudar a los #NextGenLeaders. Ver precios >>

Canales relacionados

Comentarios sobre este resumen