Resumen de Los viajes de Gulliver

¿Busca el libro?
¡Tenemos el resumen! Obtenga la información clave en 10 minutos.

Los viajes de Gulliver resumen de libro

Clásico de la literatura


De qué se trata

Una sátira de la sociedad

Lo que Jonathan Swift, el escritor anglo-irlandés de lengua mordaz, presenta en su novela satírica Los viajes de Gulliver, es el colmo del absurdo para la literatura de la época. Gulliver parte cuatro veces de viaje como médico de abordo y las cuatro veces acaba entre civilizaciones extrañas que no solo tienen nombres que parecen trabalenguas, sino que, además, no podrían ser más singulares. Están los diminutos liliputienses con su gracioso aparato político, los gigantes del país de Brobdingnag y los espirituales y honorables laputanos, quienes, con toda seriedad, intentan convertir el hielo en pólvora y los pepinos, en rayos de sol. Por último, se encuentra con los simiescos yahoos y los racionales houyhnhnms, unos caballos inteligentes. Aunque la obra de Swift (en especial, los dos primeros capítulos) terminaron por convertirse en un clásico de la literatura juvenil, el texto no es tan inocente como suele suponerse. Detrás de la fachada de las extrañas aventuras, encontramos una crítica general no solo a la sociedad inglesa en tiempos de Swift, sino a la humanidad y su dudosa evolución.

Ideas fundamentales

  • Los viajes de Gulliver es uno de los clásicos de la literatura inglesa.
  • El escritor anglo-irlandés Jonathan Swift publicó la novela de forma anónima en 1726.
  • La obra es una inteligente mezcla de relato de viaje, diario íntimo y utopía.
  • El médico Lemuel Gulliver despierta en la isla de Liliput, luego de que zozobrara el barco en el que viajaba. En la isla, traba amistad con sus habitantes, unos hombrecillos que solo miden unos pocos centímetros de altura.
  • En la isla Brobdingnag, su siguiente estación, Gulliver es el diminuto. Los habitantes de esta isla son gigantes que le juegan más de una mala pasada.
  • Sobrecogido por las dimensiones de Brobdingnag, Gulliver no lamenta que un ave rapaz lo rapte y lo devuelva a la sociedad inglesa.
  • En un nuevo viaje, llega a la isla flotante de Laputa.
  • En la isla de Glubbdubdrib, Gulliver tiene la oportunidad de hablar con el espíritu de los héroes de la antigüedad, que resultan ser menos heroicos de lo que esperaba.
  • Su último viaje lo lleva a la tierra habitada por los houyhnhnms, unas criaturas sabias, racionales y de aspecto equino. Estos gobiernan a los yahoos, unos seres simiescos. 
  • Gulliver admira a los houyhnhnms y quisiera poder quedarse con ellos, pero, puesto que ante sus ojos no es más que un yahoo inteligente, debe marcharse.
  • De regreso en Inglaterra, vive recluido con sus dos caballos y evita el contacto con los demás, a los que desprecia por considerarlos unos yahoos salvajes.
  • El libro tuvo un éxito formidable, a pesar de que algunas descripciones en parte explícitas fueron eliminadas y hasta prohibidas.
 

Resumen

El primer viaje: Liliput

Lemuel Gulliver nace en Nottinghamshire y asiste a la universidad durante tres años. Cuando se acaban los recursos económicos de su padre, se convierte en aprendiz de un doctor y luego estudia medicina en Leyden. Tiempo después, se muda a Londres y se casa, pero, en vista de que no “despluma” a sus pacientes como sus colegas, su consultorio va de mal en peor, y termina aceptando un trabajo como médico de abordo en el Antílope. Durante una tormenta, el barco zozobra y Gulliver es arrastrado hasta la isla de Liliput. Cuando despierta, está completamente amarrado y unos diminutos hombrecillos le disparan con unas flechas pequeñísimas. A la mañana siguiente, el emperador de la isla visita a Gulliver y hace que le traigan varios carros de comida. Gulliver aprende el idioma local y recibe comida a diario, aunque su apetito voraz hace que la población tema una hambruna.

El entretenimiento en Liliput

Para divertir al emperador, en la corte se presentan distintas muestras de habilidad. Pero esto no solo es por diversión: cuando un puesto importante queda libre, los candidatos caminan sobre la cuerda floja y, quien logra dar el salto más alto sobre la cuerda, recibe el puesto. En otro juego, el emperador sostiene una vara y los participantes saltan por encima o pasan por debajo de ella. Con su pañuelo, Gulliver construye un escenario para los juegos bélicos. Esto agrada tanto al emperador, que decide dejar libre al forastero. No obstante, dado que el almirante no tiene buenas intenciones para con Gulliver, su libertad queda supeditada a algunas condiciones: Gulliver no puede ingresar a la capital (que le llega a las rodillas) sin autorización y tampoco puede abandonar el país. Debe ayudar a los trabajadores y transportar al mensajero. Se establece que recibirá una ración diaria de comida que alcanzaría para alimentar a 1.728 liliputienses.

La política en Liliput

Con permiso del emperador, Gulliver visita la capital, Mildendo. Un día, el secretario privado del emperador anuncia que Liliput está amenazada por el país vecino, Blefusco. Gulliver ofrece su ayuda. Cuando la flota de Blefusco se acerca a la isla, Gulliver vadea en el agua, sujeta los barcos con unos ganchos, los captura y los lleva a Liliput. El emperador está feliz. Una noche, un incendio se desata en el palacio y Gulliver lo extingue rápidamente orinando sobre las llamas. Gulliver analiza con asombro las leyes de Liliput: quien difama a otro es condenado a muerte. La estafa recibe un castigo mayor que el robo. Además, quien respeta les leyes durante 73 meses consecutivos, recibe un premio. Los niños son criados en instituciones donde empiezan a recibir educación al cumplir 20 meses. Las escuelas están divididas por clase social y género de los alumnos. En la corte se organizan intrigas en contra de Gulliver, lo cual llega una noche a sus oídos. Decidido, abandona Liliput y nada hasta Blefusco, para visitar al emperador del lugar. Pero, al llegar a la costa, Gulliver encuentra un bote de su tamaño, lo repara y zarpa a la mar. Pronto lo encuentra un barco comercial que lo lleva sano y salvo de regreso a Inglaterra, donde gana mucho dinero vendiendo los animales que trajo de Liliput.

El segundo viaje: Brobdingnag

Dos meses más tarde, Gulliver se hace a la mar, esta vez a bordo del Adventure. El barco queda atrapado por una tormenta en Madagascar y pierde la orientación. Después de bajar a tierra en una isla desconocida, el barco zarpa olvidando a Gulliver. ¡Y cómo se asusta Gulliver al ver de pronto una gigantesca figura que persigue el barco de sus compañeros! Rápidamente, corre hacia un sembradío donde se topa con más gigantes, dedicados a cosechar maíz. Cuando un enorme pie y una guadaña se acercan peligrosamente a él, Gulliver grita con todas sus fuerzas y es descubierto. Lo levantan por los aires y se lo entregan al granjero, quien lo lleva a su casa y, sobre la mesa familiar, le arroja unas migas de pan. La vida entre los gigantes es peligrosísima para el diminuto Gulliver: una vez, lo atrapa el petulante hijo del granjero; otra, un bebé se lo lleva a la boca. Pero el peor de los peligros lo experimenta en la gigante cama de la campesina donde duerme sus siestas: dos ratas más grandes que un mastín se pelean por él, hasta que Gulliver logra apuñalarlas con su daga.

Gulliver como atracción

El vecino del granjero le sugiere al granjero mostrar públicamente al enano Gulliver. Por eso, viaja con su hija Glumdalclitch y Gulliver, escondido en una caja de su equipaje, hasta una posada, donde lo muestra a cambio de que les permitan pasar la noche allí. Gulliver debe obedecer las órdenes del granjero y correr de aquí para allá sobre una mesa, sacar su daga y decir algunas palabras en el lenguaje local. Gulliver no puede descansar ni siquiera en la casa del granjero: la gente viene de todos lados para ver a la graciosa criatura. Puesto que se ve demacrado por el agotamiento, el granjero decide venderlo y se lo entrega a la reina junto con su propia hija. La reina ordena construir una habitación, vajilla y ropas para Gulliver. Pero no todo es agradable: el enano de la corte se burla de él y acaba por arrojar a Gulliver en un bote de crema. Moscas, grandes como pájaros, y avispas del tamaño de una perdiz, defecan en su comida y lo atacan.

Los problemas de ser diminuto

Brobdingnag es una península intensamente poblada, cuya capital es Lorbrulgrud. Gulliver se horroriza ante las gigantescas pulgas que se amontonan en las ropas de los habitantes. En el jardín del palacio le acechan otros peligros: una manzana lo derriba al desprenderse del árbol, tiene que escapar del granizo y el perro del jardinero lo persigue. Las damas de la corte no lo ven como una persona y se desnudan desvergonzadamente en su presencia. Gulliver narra al rey historias sobre Inglaterra, sus leyes y costumbres. El rey llega a la conclusión de que allí viven las personas más holgazanas y corruptas del mundo. Gulliver, por su parte, considera que el rey y su país son retrógrados, pues solo existen cuatro ciencias en Brobdingnag: matemáticas, poesía, moral e historia. Dos años después de la llegada de Gulliver a la isla, el rey decide emprender un viaje por el mar. Deja a Gulliver en una caja de viaje, en la costa, para cargarlo más tarde, pero un águila gigantesca lo captura y lo deja caer en el mar. Un barco lo encuentra y lo sube abordo.

El tercer viaje: Laputa

Poco tiempo después, Gulliver vuelve a ser contratado como médico de abordo. Durante el viaje, el barco es atacado por piratas, que dejan a Gulliver a la deriva sobre una balsa. Con esfuerzo, logra salvarse al llegar a una isla rocosa abandonada, donde una nave aeroespacial con forma de isla lo rescata. Abordo hay personas que parecen extrañas divinidades cuyos sirvientes los golpean repetidamente con una especie de sonajero para devolverlos a la realidad. Gulliver es llevado ante el rey y le golpean las orejas como señal de que debe prestar atención. Puesto que la comunicación falla, las primeras cuatro horas de su estadía recibe clases de idioma. El idioma local está basado en la música y las matemáticas, por lo que es sencillo aprenderlo. La isla flotante se llama Laputa y se mantiene en el aire gracias a los imanes que tiene en su interior. Los laputanos usan conceptos geométricos para describir los objetos. Pueden hacer cálculos complejos en papel, pero en la vida práctica están completamente desvalidos. El suelo está desnivelado y las casas son endebles y están torcidas. Gulliver se aburre, puesto que sus habilidades en las dos únicas ciencias reconocidas en la isla, la música y las matemáticas, son limitadas y no tiene con quién conversar. Por eso, le pide al rey que lo deje marcharse. El rey accede y hace que lo lleven a tierra firme.

Balnibarbi y Glubbdubdrib

Balnibarbi también es parte del reino de Laputa. Un noble le muestra el lugar a Gulliver y se queja de que los habitantes empezaron a delirar por culpa de las alturas y quieren reformar todo lo hecho hasta ahora. En la academia de la capital, Lagado, los científicos están abocados a realizar todo tipo de experimentos: uno intenta conseguir rayos de sol a partir de pepinos, otro quiere convertir excrementos en alimentos y otro entrena arañas para que creen tejidos de colores. Lo que más asombra a Gulliver es la escuela de política: allí explican cómo hacer que los políticos se comprometan con el bienestar de la toda la sociedad y cómo elegirlos según su capacidad y honestidad. Proponen dar una patada en el trasero al despedir a los funcionarios públicos y que los senadores jueguen a los dados por los puestos en el gobierno para que todos tengan las mismas oportunidades.

“Yacía sobre mi espalda y de pronto descubrí que no solo mis brazos y mis piernas estaban amarradas al suelo, también lo estaba mi cabello largo y tupido”.

Gulliver se harta rápidamente de estos extraños filósofos y sigue su camino hacia Glubbdubdrib, la isla de los magos. Allí, el rey es capaz de resucitar a los muertos, por lo que sus sirvientes son extraños personajes, que al principio asustan mucho a Gulliver. Pero luego puede escoger a un compañero de charlas del mundo de los muertos y así descubre los grandes secretos de Alejandro Magno, Aníbal, César y Bruto. Hace que aparezcan Aristóteles, Homero y muchos monarcas y, para su disgusto, se da cuenta de que los historiadores han inventado o modificado muchos hechos. Después de una corta estadía en la tierra de los stuldbruggs –inmortales confundidos y holgazanes–, viaja de regreso a Inglaterra, pero antes pasa por Japón.

El cuarto viaje: el encuentro con los houyhnhnms y los yahoos

Apenas cinco meses más tarde, Gulliver vuelve a hacerse a la mar, solo que esta vez, él es el capitán del barco. Pero tiene mala suerte: la tripulación se amotina y lo deja abandonado en una isla. Cuando logra avanzar hacia su interior, se encuentra con humanos simiescos, tontos y groseros. Se trata de los yahoos, que no tardan en atacarlo. Por suerte, dos caballos llegan en su ayuda y lo rescatan. Son los houyhnhnms, los amos y señores racionales de la isla. Al principio, piensan que Gulliver también es un yahoo, puesto que su construcción ósea es similar a la de un mono. Sin embargo, cuando empiezan a enseñarle a hablar se dan cuenta de que Gulliver es un ser inteligente. El houyhnhnm frente a quien lo llevan le pregunta de dónde viene, y no puede creer que animales de la apariencia de Gulliver puedan construir barcos y cruzar los mares. Los yahoos son siervos de los houyhnhnms; realizan las tareas más pesadas y jalan de los carros. Los habitantes de la isla tampoco comprenden los ropajes de Gulliver: ¿por qué usa una falsa piel? ¿Y cómo puede ser que, en su tierra, los yahoos sean los amos y los houyhnhnms los sirvientes?

Hombres y animales

El rey de los houyhnhnms interroga a Gulliver sobre los usos y costumbres de Inglaterra y descubre que allí se libran batallas por envidia y por enemistades de larga data, que los ministros de Estado y los abogados mienten y engañan y que las personas disfrutan de comidas y bebidas de todo el mundo que dañan su salud. Algo similar sucede entre los yahoos, explica el soberano, después de reflexionar un poco. Así como los ingleses beben alcohol, los yahoos lamen raíces que los hacen entrar en trance. Se golpean los unos a los otros y se esfuerzan por conseguir unas piedras de colores que no tienen ningún valor para los houyhnhnms. La diferencia entre los ingleses y los yahoos solo parece consistir en que los primeros son más inteligentes y, por lo tanto, más malvados. Puesto que tienen rostros demasiado chatos como para morderse unos a otros, usan armas y pólvora y causan más daños que los yahoos en sus batallas más salvajes.

Las costumbres de los houyhnhnms

Los houyhnhnms son amigables y pacíficos. Nunca tienen diferencias de opinión y su lengua no tiene palabras para expresar el mal. Cuidan amorosamente de sus potrillos, pero sin malcriarlos. Cada pareja solo está autorizada a tener dos potrillos, un macho y una hembra, para que la tierra no esté superpoblada. Cada cuatro años, los houyhnhnms organizan una asamblea general y envían paquetes de auxilio a las regiones donde el alimento es escaso.

“Poco a poco me habían perdido el miedo, por lo que a veces me acostaba y dejaba que cinco o seis de ellos bailaran sobre mi mano extendida”.

Gulliver construye una pequeña casa, se fabrica nuevas ropas con las pieles de los animales del lugar, y se siente tan bien entre los caballos que no quiere regresar a Inglaterra. Sin embargo, un día el rey le dice que la asamblea ha resuelto que no corresponde tener a un yahoo en su sociedad. Como los caballos temen que Gulliver amotine a los yahoos, debe abandonar la isla. Con tristeza, construye un pequeño bote y se hace a la mar. Poco más tarde, lo encuentra un barco portugués. El capitán Méndez es amable con él, pero Gulliver desconfía de todos los yahoos y está encerrado en sí mismo. Hasta su propia familia le da asco: solo es el padre de varios yahoos. Compra dos sementales, que se convierten en sus mejores amigos y pasa sus días aislado en su mundo.

Acerca del texto

Estructura y estilo

Para su sátira, Swift escoge la forma del relato de viaje. Este formato le brinda la posibilidad de describir otras culturas y formas de vida y confrontarlas con el propio estilo de vida. Los cuatro libros con los cuatro viajes apuntan a un mismo momento: Si bien es cierto que al principio el lector se sorprende por el encuentro con los liliputienses del primer viaje, lo acepta y, al llegar a los caballos inteligentes del cuarto viaje, ya no se asombra. Desde el punto de vista estilístico, Swift persigue un solo objetivo: simular autenticidad allí donde no existe. Con fórmulas narrativas como el uso de la frase “informo la verdad”, Gulliver subraya una y otra vez la veracidad de sus aventuras y, además, trae pruebas (por ejemplo, el diente de un gigante) a su mundo. Los comentarios mordaces y satíricos de Swift apuntan, sin embargo, en otra dirección: en realidad no se trata de describir países exóticos sino de criticar y exponer la propia cultura. Gulliver es un yo narrativo, pero no es omnisciente. Incluso a pesar de que el lector siempre adopta su perspectiva, en algunos puntos parece burlarse de sí mismo: aquí es donde interviene Swift para relativizar la situación narrativa, por ejemplo, al burlarse de su inocente héroe (en lengua inglesa, gullible significa crédulo).

Enfoques interpretativos

  • Los viajes de Gulliver se caracterizan, sobre todo, por el cambio de perspectivas. La caracterización grotesca de las diferentes sociedades con las que se encuentra Gulliver, hace que toda forma de vida pierda su aspiración de universalidad y se vuelva relativa: los gigantes tienen otras características, distintas de las de los liliputienses, por ejemplo. Los relatos de Gulliver sobre la sociedad inglesa despierta desprecio y asco entre los brobdingnags y los houyhnhnms, para quienes, a su vez, los ingleses resultan extraños.
  • Swift creó muchos de sus personajes como caricaturas de personalidades de su tiempo. Entre ellos se encuentra el rey tirano de los liliputienses, una imagen distorsionada del rey Jorge I de Inglaterra. Los partidos políticos de Liliput son similares a los whigs y los tories, los dos partidos políticos de Inglaterra en tiempos de Swift. La emperatriz es una caricatura de la reina Ana de Inglaterra. Robert Walpole, el primer ministro británico y enemigo acérrimo de Swift, encarna al tesorero de los liliputienses.
  • Los houyhnhnms son ciertamente unas de las criaturas más impresionantes con las que Gulliver se topa. Representan el estado ideal, gobernado exclusivamente por la sabiduría y la razón. Pero les falta un poco de la sal de la vida.
  • Los yahoos, en cambio, representan la humanidad degenerada, entregada a los placeres, que roba, saquea y asesina y que se deja llevar por sus pulsiones. La palabra “yahoo” (una onomatopeya construida a partir de las onomatopeyas de disgusto en inglés “yaa” y “ugh”) se ha conservado en la lengua inglesa desde su aparición, y significa tanto pendenciero como rudo.

Antecedentes históricos

Literatura y política en la Inglaterra del siglo XVIII

Casi toda la primera parte de los viajes de Gulliver está dedicada a describir, a través de la corte de Liliput, las turbulencias de Inglaterra a comienzos del siglo XVIII. La “revolución gloriosa” (1688) había logrado establecer la monarquía constitucional en Inglaterra, había destronado al odiado rey Jacobo II y le había otorgado la corona a Guillermo III de Orange. La soberanía del rey estaba controlada ahora por un parlamento. Una de las cámaras, la House of Commons (cámara baja) estaba conformada con representantes del pueblo, divididos en dos grandes partidos: los whigs y los tories. Los tories eran el partido conservador, defensor de una fuerte monarquía y del dominio de la iglesia anglicana. Mostraban recelo ante el crecimiento de la clase media. Los whigs, por el contrario, apoyaban más fuertemente los aspectos parlamentarios del gobierno, era más tolerantes en lo relativo a la religión y reclutaban a sus seguidores entre la clase media económica. Jonathan Swift mismo cambió de frente: en un comienzo era un admirador de los whigs, pero en 1719 se pasó al bando de los tories.

La novela de Swift, Los viajes de Gulliver, apareció en un momento especialmente fructífero para la literatura inglesa, conocido como la “era agustina” (aprox. 1700 a 1744), que define el momento cúlmine del clasicismo inglés y que estuvo dominado por las obras del poeta Alexander Pope y de su buen amigo Jonathan Swift. El nombre de esta época literaria se debe a que los escritores buscaban inspiración en la antigüedad clásica de Grecia y Roma. Swift también se burla de la literatura de viajes de ficción, muy apreciada por lectores de su época. Eso lo puso en la ilustre compañía de relatos de viaje como Robinson Crusoe (1719) de Daniel Defoe. Algunos años más tarde, Henry Fielding también se sumó al grupo de novelistas satírico-humorísticos con su Tom Jones (1749).

Origen

Swift era miembro del club Scriblerus, fundado en 1713, y que se dedicaba, sobre todo, a satirizar la sociedad moderna. Otros miembros famosos eran los escritores y poetas Alexander Pope, John Gay, William Congreve y John Arbuthnot. Jonathan Swift recibió la tarea de escribir una sátira de la apreciada literatura de viajes de la época. Los viajes de Gulliver está basada en sus notas para esta tarea. En realidad, empezó a escribir el libro en 1721. En menos de un año, finalizó los tomos uno y dos. En 1723 empezó a trabajar en el viaje a la isla de los yahoos y los houyhnhnms, y entre 1724 y 1725 escribió el tercer capítulo, sobre los espirituales habitantes de Laputa. A pesar de la derogación de las leyes de censura en 1695, para la publicación, Swift imaginó que tendría que sortear represiones y obstáculos si podían probar que en la novela se caricaturizaban políticos contemporáneos. Por eso, puso especial cuidado, publicó el libro de forma anónima y hasta hizo que su amigo John Gay escribiera una carta a su editor, Benjamin Motte, y la firmara con el nombre “Richard Sympson”. El editor tuvo el mismo cuidado que el autor y aplacó algunos pasajes demasiado drásticos, algo que a Swift no le gustó en absoluto. En las ediciones posteriores se eliminaron las modificaciones introducidas por Motte.

Influencia

Los viajes de Gulliver se publicó de forma anónima en 1726 y se convirtió en un éxito inmediato. Alexander Pope escribió a su amigo Swift, que se quedó en Irlanda durante la presentación: “Hace diez días se publicó aquí un libro sobre los viajes de un tal Gulliver del que desde entonces habla toda la ciudad. La edición se agotó en una semana y nada es más divertido que escuchar las diferentes opiniones, aunque todos coinciden en que es bueno. Lo leen los más altos funcionarios y hasta los niños”. La primera edición de 1.000 ejemplares se vendió por completo en menos de una semana. Ese mismo año aparecieron otras dos ediciones del libro. Al principio todos se divertían con las caricaturas satíricas; hasta los periódicos intentaban descifrar cada vez con mayor frecuencia quiénes se ocultaban detrás de los personajes de Swift. Algunos de los colegas del escritor, como Walter Scott y William Thackeray, lo acusaban de odiar a la humanidad puesto que solo eso podía haberlo llevado a la horrible descripción de los yahoos. La novela se ha llevado a la pantalla grande en incontables oportunidades. Entre las versiones más famosas se encuentra la del pionero del cine George Méliès (Le Voyage de Gulliver, 1902) y la adaptación americana The Three Worlds of Gulliver (1960) de Jack Sher, que, si bien es la primera versión a color, no se ajusta al texto original. En otras oportunidades se crearon versiones más cortas, modificadas para niños y para radioteatro.

Sobre el autor

Jonathan Swift nació el 30 de noviembre de 1667, en el seno de una familia inglesa residente en Dublin. Su padre murió antes de que naciera y su madre se vio obligada a entregar al niño a un cuñado de buen pasar económico. Tras concluir sus estudios en 1688, se convirtió en secretario del estadista Sir William Temple, cuya esposa, Lady Temple, era pariente de su madre. Entre sus obligaciones se encontraba la tarea de educar a la hija extramatrimonial de Temple, Esther Johnson, apodada Stella. Ella lo acompañó tiempo más tarde a Irlanda, donde se casaron en 1716. Otra de sus estudiantes, Esther Vanhomrigh, apodada Vanessa, también se enamoró de Swift. En su honor, escribió Cadenus y Vanessa. Años más tarde, se publicaría su intercambio epistolar. Políticamente, se acercó a los whigs, pero como no lograba avanzar en su carrera, se pasó al bando de los tories y se convirtió en decano de St. Patrick en Dublín. Durante el gobierno de la reina Ana, Swift participó en las controversias políticas en Londres. Escribió poemas críticos como Description of a City Shower (1710) y sátiras como A Tale of a Tub (1704), A True And Full Account of the Battle Fought Last Friday between the Ancient and the Modern Books in St. James’s Library (1704) o A Modest Proposal for Preventing the Children of Poor People from Being a Burden to Their Parents or Country, and for Making Them Beneficial to the Publick (1729), donde denuncia la miseria y la explotación en Irlanda y propone a los irlandeses carnear a sus hijos y mejorar la economía con la venta de la carne. Swift también era responsable de la edición de la revista The Examiner. En 1714, después de la muerte de la reina, el autor regresó a Irlanda. Al igual que Gulliver, la mente de Swift se debilitó hacia el final de sus días. Murió el 19 de octubre de 1745.


Este resumen de clásico de la literatura ha sido compartido con usted por getAbstract.

Localizamos, evaluamos y resumimos conocimiento relevante para ayudar a las personas a tomar mejores decisiones en los negocios y en su vida privada.

Personal: Encuentre su próximo libro favorito con getAbstract Ver el precio >>
Negocios: Manténgase al día con las tendencias emergentes en menos tiempo. Aprenda más >>
Estudiantes: Estamos comprometidos a ayudar a los #NextGenLeaders Plan de estudiante gratis >>

Canales relacionados

Comentarios sobre este resumen