Resumen de David Copperfield

¿Busca el libro?
¡Tenemos el resumen! Obtenga la información clave en 10 minutos.

David Copperfield resumen de libro

Clásico de la literatura

  • Novela
  • Literatura victoriana

De qué se trata

Cuando un autor describe uno de sus libros como su hijo favorito, ello es notable, y tal es el caso de David Copperfield de Charles Dickens. El enorme trabajo publicado por entregas entre 1849 y 1850 del entonces autor inglés más leído es, sin duda, su novela más famosa y popular. En ella narra la historia de un niño que tras superar una infancia difícil se convierte en un miembro respetable de la sociedad. El joven David Copperfield pasa una temporada terrible en casa de su padrastro, aguanta los abusos en la escuela y el humillante trabajo infantil antes de escapar a casa de su tía en Dover, donde cambia su vida. Asiste a la escuela de un maestro bondadoso, se convierte en un famoso periodista y escritor y, finalmente, se casa con su amiga de la infancia. Numerosas tramas secundarias esbozan una imagen detallada de la época. A lo largo de su vida, David conoce a una gran variedad de personas, como el excéntrico James Steerforth, la amable familia Peggotty y los Micawber, pero también a aduladores intrigantes como Uriah Heep. Esta novela muy autobiográfica de Dickens es una de las mejores obras del realismo inglés.

Ideas fundamentales

  • David Copperfield es la novela más conocida y popular de Charles Dickens.
  • De manera impresionante, el libro muestra cómo un joven inteligente y sensible experimenta el mundo duro y traicionero de los adultos.
  • La obra combina elementos de las novelas de aprendizaje y picaresca.
  • La evolución de David es muy autobiográfica.
  • David Copperfield tiene una infancia difícil. Su padrastro, el señor Murdstone, convierte su vida en un infierno.
  • Después de la muerte de la madre, Murdstone acomoda al joven David en su empresa y lo envía a una escuela donde lo golpean a diario.
  • David huye a casa de su tía Betsey. Algunos años después estudia derecho y se enamora de la alegre Dora.
  • Se casan y su infortunado matrimonio termina con la temprana muerte de Dora.
  • Más tarde David se da cuenta de que él y su amiga de la infancia Agnes están destinados el uno para el otro.
  • El ahora respetado escritor se casa con ella.
  • La novela está narrada con gran sensibilidad psicológica desde la perspectiva en primera persona del protagonista.
  • Charles Dickens publicó la obra como una novela por entregas entre 1849 y 1850.
  • Las reacciones a la novela fueron, sin excepción, positivas. En la actualidad se considera un clásico de la novela juvenil.
 

Resumen

Un niño viene al mundo

El David Copperfield adulto lanza una mirada retrospectiva a su vida. En una ventosa tarde de otoño, su madre, en avanzado estado de gestación, está sentada junto a la chimenea cuando una visitante inesperada hace una entrada vigorosa. Se trata de Betsey Trotwood, la autoritaria tía del señor Copperfield, quien había muerto seis meses atrás. Betsey odia a los hombres y se marcha inmediatamente después del nacimiento de David porque el niño no es la niña esperada. En los años siguientes, su madre y la criada Peggotty cuidan amorosamente a David. La relación con su madre es muy profunda, David la adora. Un día, su madre se casa intempestivamente con el desagradable señor Murdstone y es enviado a pasar una temporada con la familia Peggotty, donde inocentemente se enamora de la pequeña Emily. Pero la cosa empeora. La hermana soltera de Murdstone, Jane, toma el control de la casa. Ambos Murdstone no soportan a los niños e intimidan a la joven y frágil madre, dando inicio a la dura prueba de David. Su madre, obligada por Murdstone a dar un trato estricto a David, se reprime frente a él y solo lo abraza en secreto.

Los años escolares

David es instruido diariamente por su madre, mientras en la sombra los Murdstone acechan los errores. Por miedo, David tartamudea durante sus presentaciones, pues Murdstone lo castigaba con un bastón después de clases. David lo muerde con fuerza en la mano y lo envían a una escuela en Londres después de cinco días de arresto domiciliario. Allí debe llevar durante semanas un cartel en la espalda con la inscripción “¡Cuidado! ¡Muerde!”. En la escuela, el cruel director Creakle, un traficante de lúpulo sin experiencia educativa, procura miedo y temor. Todos los días, los niños son golpeados con un bastón y en especial David y otro chico de nombre Traddles siempre tienen problemas. David se las arregla para ganarse el favor de un niño respetado: el egocéntrico y seguro de sí mismo James Steerforth. David se entera en su cumpleaños de que su madre y su pequeño hermano murieron. Asiste al entierro, pasa unos días con la familia Peggotty y luego se queda en casa de los Murdstone durante semanas.

Huida a la casa de la tía abuela Betsey

Murdstone decide utilizar a David como mensajero en su bodega de vinos. Con apenas diez años, David vive ahora solo en Londres. Percibe claramente la brecha entre él y los otros chicos mensajeros sin educación. Aunque es muy infeliz por haber descendido tanto, no habla con nadie de ello. Con su ínfimo salario solo puede pagar comidas malas y vive en un lugar alquilado a la endeudada familia Micawber, cuyo afecto se gana rápidamente. Cuando los Micawber se van de Londres, David no puede soportar separarse de ellos. Para él es una atrocidad quedarse solo sin siquiera un amigo. Así que se escapa en secreto y se dirige a casa de su tía abuela Betsey, a quien no conoce. En el camino le roban su maleta con todas sus pertenencias, por lo que se ve obligado a empeñar su chaleco y su chaqueta para no morirse de hambre. Andrajoso y con los pies llagados arriba a casa de su familiar, quien no sabe muy bien qué hacer con él. Al día siguiente, Murdstone llega para recogerlo, pero Betsey se da cuenta de cómo atormentó a la esposa de su sobrino y al niño, y lo echa. David está más que feliz de quedarse y asiste a la escuela en Canterbury con el bondadoso señor Strong, a la que se adapta rápidamente y, para alegría de la tía abuela Betsey, se convierte en el primero de la clase.

Los años de aprendizaje en Londres

Más tarde, David es colocado por su tía abuela con el abogado Wickfield y conoce a su hija Agnes. Allí conoce también a Uriah Heep, el asistente del abogado, pálido y sin cejas, quien fascina por sus modales aduladores. Cuando David termina felizmente la escuela a los 17 años de edad, viaja otra vez a casa de la familia Peggotty. En el camino se encuentra nuevamente con su amigo Steerforth y se queda en su casa por unos días. Steerforth lo acompaña a casa de los Peggotty. La pequeña Emily, el amor de la infancia de David, está ahora comprometida con su primo Ham. En el camino de regreso a Londres, David decide estudiar para procurador (un tipo de abogado), estudios que puede completar gracias a las conexiones de su tía abuela en un prestigioso bufete de abogados en Londres. Se instala incluso en su propio apartamento. Una noche, cuando se emborracha con Steerforth y sus amigos en el teatro, se encuentra otra vez con Agnes. Ella le advierte de la mala influencia de Steerforth. Además, le participa que Uriah Heep se las ingenió para hacerse socio de su padre y teme que pueda dañarlo si ella no es amable con él. David es invitado a cenar con los Wickfield. Después de la cena, Heep aparta a David y, con su típica manera aduladora, le dice que quiere casarse con Agnes.

Viejos y nuevos conocidos

El señor Spenlow, el nuevo maestro de David, lo invita a cenar a su casa, donde conoce a su hija Dora e inmediatamente se enamora de ella. Para su horror, se encuentra de nuevo con Jane Murdstone, ¡la institutriz de Dora! Pero como está embriagado de amor, ya no se preocupa por ella. Cuanto más trata a sus mejores amigos, Agnes y Steerforth, los cuales no podrían ser más opuestos –la virtuosa Agnes y el egocéntrico y frívolo Steerforth– más difícil le resulta a David elegir el tipo de vida que debe seguir.

“Para empezar mi historia desde el principio, diré que vine al mundo –según me han dicho y yo lo creo– un viernes a la media noche”.

Una noche se encuentra de nuevo con los Micawber y su amigo de la escuela Traddles, quien quiere ser abogado, e invita a todos a cenar. Más tarde, Steerforth aparece con una carta de la criada Peggotty en la que le avisa que su esposo se está muriendo, por lo que va a visitarlos. Poco después, muere el marido de Peggotty. Luego sobreviene una segunda conmoción: la joven Emily se fuga con un amante, quien resulta ser no otro que Steerforth. De regreso en Londres, David lleva a Peggotty al bufete para poner en orden la herencia. Para colmo, ahí se encuentran con Murdstone, que está de viaje por asuntos matrimoniales. Peggotty, todavía afectada por la muerte de su marido, hace una escena y lo acusa de haber causado la muerte de la madre de David.

Sueños futuros frustrados

Todo el tiempo, David está pensando en Dora. Finalmente, la vuelve a ver con motivo de su cumpleaños. Una amiga organiza un encuentro y Dora se enamora de David. Muy contento, se compromete en secreto con ella. Un día, cuando David regresa a su apartamento en Londres, se encuentra con su tía abuela Betsey, quien le informa que está en la ruina. David está desconsolado: empobrecido de repente, no puede pedir la mano de Dora. Intenta recuperar las mil libras que pagó su tía por su entrenamiento en el bufete, pero Spenlow se niega. Agnes sugiere que David trabaje como secretario del señor Strong, el director de la escuela. Dicho y hecho. Tampoco para Agnes la vida es fácil. Uriah Heep y su madre se mudan con Wickfield y hacen de su vida un infierno.

“¡Cuántas veces me senté a la mesa silencioso y avergonzado, siempre con la sensación de que allí había un cubierto de más, que era el mío; un estómago de más, que era el mío; un plato y una silla de más, que eran los míos, y una persona de más, que era yo!”

En una cena, David se entera de que Micawber está planeando trabajar para Heep. David le aconseja enfáticamente que no lo haga, pero no hay vuelta atrás, porque Heep ya pagó la montaña de deudas de Micawber. Dora se pone histérica cuando se entera de la pobreza de David. Su padre descubre el compromiso y le prohíbe a David seguir viendo a Dora, pero esa misma noche muere trágicamente en un accidente de carruaje.

La boda

Por la noche, Uriah Heep emborracha a Wickfield y le anuncia que quiere casarse con Agnes. Encima, lo amenaza con revelar un secreto desagradable si no lo trata amablemente. David está tan indignado que le da una bofetada a Heep y luego se arrepiente. Micawber vive ahora como inquilino en la antigua vivienda de Heep. Él y David están distanciados. David intenta trabajar duro para darle a la mimada Dora el tipo de vida que ella anhela. Todavía no se imagina lo ingenuo que es este plan. David encuentra a Dora, cuyo padre le ha dejado poco, en casa de la tía de ella y la ve todos los fines de semana. Vagamente se da cuenta de que todos tratan a la infantil Dora como un juguete y, a veces, sin querer, él mismo se comporta así con ella. Dora conoce a Agnes y se sorprende de que David no esté enamorado de ella. Agnes le dice a David que nunca se casará con Uriah. En cambio, David finalmente se casa con su Dora. Sin embargo, ella no está acostumbrada a dirigir un hogar y es demasiado ingenua para aprenderlo: pronto los criados les roban. David trabaja ahora como periodista en un periódico. Su matrimonio con Dora es una desilusión.

Las maquinaciones de Heep se van a pique

Después de un tiempo reaparece Emily. David se entera de que, después de su escape, Steerforth la abandonó en Nápoles porque se había cansado de ella. Puesto que Emily ha caído demasiado bajo como para ser socialmente respetable, el señor Peggotty, hermano de la niñera de David, decide emigrar a Australia con Emily para intentar un nuevo comienzo. El matrimonio de David sigue siendo desolador, porque Dora no es una buena compañera de conversación para él. Ambos tienen la esperanza de que el niño que esperan enriquezca el matrimonio, pero el niño no nace y, después del alumbramiento, Dora sufre una parálisis de las piernas, por lo que David tiene que hacerse cargo de ella. David empieza a escribir libros que logran atraer algo de atención. Micawber, que trabaja para Heep, viene con noticias interesantes: él y la tía Betsey acusan a Uriah Heep de haberlos arruinado mediante maquinaciones y estafas, por lo que este, finalmente, se deshace de su actitud aduladora e insulta a todos abiertamente. Sale a la luz que falsificó la firma de Wickfield y especuló con el dinero de los clientes. A pesar de la abrumadora carga de pruebas, Heep logra huir de la ciudad.

Muerte y tristeza

Dora finalmente muere, pero poco antes reconoce ante David que era demasiado joven cuando se casó y, por tanto, no fue una buena esposa. Después de examinar los libros de contabilidad de Wickfield, Traddles concluye que este puede recuperar su fortuna. La tía Betsey planea darle dinero a Micawber para que intente un nuevo comienzo en Australia. Agnes quiere abrir una escuela para ganarse la vida para ella y su padre.

“De regreso en casa, mi tía expresó la esperanza de que la vida que estoy por comenzar me diera firmeza y confianza en mí mismo”.

David va de visita a casa de los Peggotty en Yarmouth, donde debe enfrentar una violenta tormenta. Acude corriendo a la playa, donde se ve un barco español en apuros. El barco ya amenaza con hundirse. De repente Ham, el primo y exprometido de Emily, se arroja a las olas para salvar al último marinero sobreviviente del barco, pero se ahoga ante los ojos de David. Solo al día siguiente, el marinero muerto es arrastrado hacia tierra: se trata de Steerforth. David le lleva la triste noticia a su madre. Los Micawber, el señor Peggotty, Emily y su amiga parten rumbo a Australia. El propio David se va a Suiza donde llora la muerte de Dora y de Steerforth.

Todo sale bien

Cada vez con más frecuencia David piensa en Agnes y en cuánto la ama realmente. Después de tres años de luto y viajes constantes, regresa a Inglaterra. Su tía le cuenta que Agnes tiene muchos pretendientes. David la visita y le alegra que su padre se haya recuperado por completo y ambos vivan contentos y con prosperidad. Él le confiesa su amor a Agnes, quien reacciona al principio con asombro.

“No me consolaba la idea de que ella fuera tan diferente del monstruo colorado con su chaqueta morada, porque sentía que el principal peligro consistía precisamente en esa diferencia, en la pureza y la abnegación del alma de Agnes y la mezquindad propia del alma de Uriah”.

David se ha ganado cierta fama como escritor. Un día recibe una carta del antiguo director de su escuela, el señor Creakle, que ahora está en prisión. David y Traddles lo van a visitar, donde para su sorpresa se encuentran con nada más y nada menos que Uriah Heep, cuyo intento de defraudar al Banco de Inglaterra fracasó. Heep se muestra compungido y arrepentido. Los encuentros entre David y Agnes son cada vez más frecuentes y luego él descubre que ella también lo ama. Finalmente se casan. Esta vez es un matrimonio afortunado. Mediante sus libros, David consigue gran fama y un ingreso respetable.

Acerca del texto

Estructura y estilo

Originalmente, el total de 64 capítulos de David Copperfield apareció en 20 episodios mensuales. La novela se puede dividir en dos partes. La primera, hasta el momento en que David se va a Londres, es una especie de recuerdo de la propia infancia de Dickens y resulta en gran parte autobiográfica. A partir de ese momento, la obra se convierte en una novela de aprendizaje que analiza la creciente maduración de David hasta su transformación en escritor. Dickens incluyó cuatro capítulos retrospectivos en los que el protagonista hace una pausa para repasar su pasado y entender sus objetivos.

Como perspectiva narrativa, Dickens elige casi exclusivamente al narrador en primera persona. Desde el famoso capítulo introductorio pasando por su propio nacimiento y hasta el final feliz, sabemos todo desde el punto de vista del propio David, vemos el mundo a través de sus ojos. Sin embargo, en algunos puntos, como ciertas narraciones más largas o cartas, se abre la posibilidad para que otros personajes tomen la palabra. El estilo y la capacidad expresiva del narrador van cambiando con sus diferentes etapas de vida. Por consiguiente, el joven David examina el mundo en gran parte de manera poco crítica, mientras que más adelante cae en juicios más diferenciados.

Planteamientos de interpretación

  • Dickens retrata al personaje principal David Copperfield como un niño inocente, amable y algo ingenuo. A pesar de su infancia difícil, David conserva un corazón puro y una honestidad encantadora. No obstante, a veces muestra una pronunciada conciencia de clase al diferenciarse de las personas de otras clases sociales. Él no es, de ninguna manera, totalmente bueno, sino un personaje ambivalente.
  • La rectitud evidentemente es considerada por Dickens como particularmente provechosa. Solo quien no es demasiado frívolo, a diferencia de por ejemplo Dora, puede ser feliz. De ahí que también David desarrolle su carácter solo cuando controla sus emociones.
  • Dickens con frecuencia utiliza pares de personas para contrastar los dos extremos de un carácter en particular. Por ejemplo, tanto Jane Murdstone como la tía abuela Betsey son figuras de autoridad para David. Una, sin embargo, lo trata mal y es de corazón duro, mientras que la otra es amable y muy responsable.
  • Puesto que Dickens había planeado su novela desde un principio como una novela por entregas, la trama mantiene un ritmo constante. Hoy se hablaría de “situaciones de suspenso”. Los episodios individuales siempre terminan con alusiones sobre el desarrollo posterior, crean tensión y animan a seguir leyendo.

Antecedentes históricos

Luz y sombra en la Inglaterra victoriana

David Copperfield surgió en un momento que más tarde sería descrito como una época particularmente próspera de Gran Bretaña: la era de la reina Victoria. La era victoriana comenzó en 1837 cuando Victoria, de apenas 18 años, ascendió al trono británico. Con el liberal lord Melbourne como primer ministro a su lado, la joven reina desarrolló un gran interés en la política. Bajo su reinado de 60 años, Gran Bretaña experimentó florecimiento económico, prosperidad y una inmensa expansión del imperio (en 1876, Victoria se convirtió en emperatriz de La India). En un amplio sector de la población, Victoria disfrutó de gran popularidad: sus aniversarios de oro y diamante se celebraron con grandes festejos populares.

En la primera Exposición Mundial en Londres (1851), el país se celebró a sí mismo como motor de progreso y los contemporáneos sentían que vivían en una época pacífica de abundancia. Una serie de inventos importantes, la Revolución Industrial y la filosofía pragmática del utilitarismo favorecieron este clima. La concepción moral de la época victoriana fue conservadora. Los valores comunes eran la respetabilidad, una vida familiar ordenada y un sentido patriótico del deber.

La otra cara de la moneda: el trabajo en las fábricas sumió a una parte importante de la población en una gran miseria social. No es de sorprender que Marx y Engels publicaran en 1848 su Manifiesto Comunista precisamente en Londres. Para mitigar las marcadas diferencias de clase, al menos en apariencia, se llevaron a cabo reformas de poca envergadura que a menudo no valían ni el papel en que se imprimían. Solo cuando lord Shaftesbury tomó la delantera en el movimiento de reforma de la década de 1830, surgieron las primeras leyes sociales aplicables. Estas llamadas “leyes de fábrica” redujeron gradualmente el trabajo infantil (en 1833 ascendía a un máximo de nueve horas al día para menores de 13 años). Charles Dickens describió en sus obras las escandalosas condiciones de las fábricas inglesas, incluida David Copperfield. Gracias a sus detalladas descripciones de la realidad social, la novela se considera una obra importante del realismo.

El origen

“Soy un buen padre de todos los hijos de mi imaginación, pero en el fondo de mi corazón, tengo que reconocer que tengo un hijo favorito y se llama David Copperfield.” Se cuenta que Charles Dickens dijo esto un año antes de su muerte. Y, de hecho, en el héroe de su novela puso más de sí mismo que en ningún otro personaje. No es coincidencia que David Copperfield sea la primera novela que Dickens narra desde la perspectiva en primera persona del protagonista. A su mejor amigo y posterior biógrafo, John Foster, le confió que, poco antes de escribir la novela, había comenzado a escribir una autobiografía. Sin embargo, los recuerdos de la dura infancia lo llevaron más lejos de lo que inicialmente había esperado. Sin vacilar, quemó todo lo que había preparado hasta ese momento y tuvo la idea de intercalar la historia de su infancia en la de un personaje de ficción. Así surgió la historia de vida de David Copperfield. Dickens revivió su infancia bajo el disfraz de otro. Cuando su padre fue a la cárcel, tuvo que abandonar la escuela y trabajar en una fábrica de zapatos. Esto se tradujo en la novela en la época difícil de David en la bodega de vinos de Murdstone. Para la descripción de las miserables condiciones de los Micawber, Dickens se inspiró en sus propios padres.

La influencia de la obra

En mayo de 1849 se publicó la primera parte de David Copperfield en la revista Household Words. En noviembre de 1850, se completó la publicación por entregas y, al mismo tiempo, se publicó el libro. Aun cuando este no tuvo el mismo éxito comercial que otras obras de Dickens, la historia de Copperfield se convirtió en una de las novelas más famosas del escritor inglés. Las críticas fueron en su totalidad positivas. Después de la publicación de la primera edición en 1850, la revista Fraser publicó: “En nuestra opinión, David Copperfield es la mejor novela del autor”.

Hasta el día de hoy, la obra es una de las novelas más importantes de la literatura mundial escrita desde la perspectiva de un niño. El escritor inglés George Orwell lo expresó así: “Ningún autor ha sido capaz de ponerse en la perspectiva de un niño como lo hizo Dickens, quien logró exponer la psique infantil tanto por dentro como por fuera, de modo que la misma escena puede ser una farsa salvaje o la oscura realidad, dependiendo de la edad en la que uno la lea”. Y el escritor estadounidense John Irving elogió el estilo de Dickens con estas palabras: “Dickens hizo fácil de leer cada oración porque quería que leyeras cada oración”. Muchos otros escritores se han sentido inspirados por las obras de Dickens.

David Copperfield ha sido filmada alrededor de 15 veces, entre ellas, una lujosa producción para televisión con el joven actor de Harry Potter, Daniel Radcliffe, en 1999. El mago estadounidense David Copperfield (en realidad David Seth Kotkin) y la banda de rock Uriah Heep se autodenominaron como los personajes de la novela de Dickens.

Sobre el autor

Charles Dickens nació el 7 de febrero de 1812 en Landport, cerca de Portsmouth, como uno de los ocho hijos de un pagador de la Armada. Como la familia vivía más allá de sus posibilidades y el padre no pudo cubrir los pagarés, la familia fue remitida a la prisión de deudores. Charles, de 12 años, se convirtió en trabajador auxiliar en una fábrica para poder mantenerse a sí mismo. Las vivencias del trabajo infantil traumatizaron al niño e impregnaron gran parte de su obra literaria. Cuando la familia fue liberada gracias a una herencia del padre, Dickens pudo continuar su educación. A los 15 años entró como empleado en un bufete de abogados. Poco después ascendió a reportero del tribunal y del parlamento. En 1836 se casó con Catherine Hogarth, la hija de un colega periodista. Cuando publicó su serie de episodios Los papeles póstumos del Club Pickwick en 1836-1837, ganó rápidamente fama en toda Inglaterra. La siguiente novela por entregas, Oliver Twist (1837-1838), consolidó su popularidad. Editó varias revistas y escribió cuentos y novelas. En 1849-1850, Dickens trabajó en David Copperfield, una obra con marcados rasgos autobiográficos. Después de 1852, sus principales novelas tardías incluyen Casa desolada, Tiempos difíciles y Grandes esperanzas. En 1858, Dickens se separó de su esposa, con quien tuvo diez hijos. Hacia el final de su vida, realizó extensas giras de lectura en Europa y Estados Unidos. Como su salud empeoró, adquirió en 1868 la propiedad de Gad’s Hill Place en Rochester. El 9 de junio de 1870 murió allí de un derrame cerebral.  Está enterrado en la “Esquina de los poetas” en la Abadía de Westminster.


Este resumen de clásico de la literatura ha sido compartido con usted por getAbstract.

Localizamos, evaluamos y resumimos conocimiento relevante para ayudar a las personas a tomar mejores decisiones en los negocios y en su vida privada.

Para usted
Encuentre su próximo libro favorito con getAbstract. Ver el precio >>
Para su empresa
Manténgase al día con las tendencias emergentes en menos tiempo. Aprenda más >>
Estudiantes
Estamos comprometidos a ayudar a los #NextGenLeaders. Ver precios >>

Canales relacionados

Comentarios sobre este resumen