Resumen de El Decamerón

¿Busca el libro?
¡Tenemos el resumen! Obtenga la información clave en 10 minutos.

El Decamerón resumen de libro

Clásico de la literatura

  • Colección de cuentos
  • Edad media

De qué se trata

Peste, consuelo, holgazanería y pulsiones

La colección de relatos El Decamerón del escritor italiano Giovanni Boccaccio es una de las primeras obras de la literatura mundial en la que no solo se describen personajes aristocráticos y de la corte, sino también gente sencilla de la cotidianidad medieval, con sus errores y extravíos eróticos y humorísticos. La obra se compone en total de 100 relatos que transcurren en un lapso de diez días y que son narrados por diez personas con el fin de ofrecerse consuelo mutuo, entretenimiento y educación. De allí también el título de la obra: El Decamerón, que significa “(el libro de los) diez días”. El Decamerón se centra en la descripción de la vida interior de los seres humanos, entre el medievo y el humanismo: ya no es la voluntad divina la que decide sobre el destino de los hombres, sino el azar, un azar que puede verse influenciado por la argucia, la lucidez y la inteligencia. Es necesario alejarse de las pulsiones, en particular, de las pulsiones sexuales, que pueden desequilibrar todas las normas religiosas o sociales. El Decamerón sigue siendo una lectura entretenida aun hoy, 650 años después de su creación.

Ideas fundamentales

  • El Decamerón es probablemente una de las más famosas colecciones de relatos de la literatura mundial.
  • Junto a Dante Alighieri y Francesco Petrarca, Giovanni Boccaccio es considerado uno de los padres de la literatura italiana.
  • El libro está compuesto por 100 relatos que forman parte de una narración enmarcada.
  • Cuando Florencia se ve acosada por la peste en 1348, un grupo de diez jóvenes huye al campo y durante diez días relatan diez historias cada uno.
  • La descripción de la peste al comienzo del libro impacta por sus detalles realistas.
  • Los relatos ofrecen una descripción realista, muchas veces frívola y carente de moralina de los errores y extravíos de personajes cotidianos de la Edad Media.
  • Un motivo central de la colección es la pulsión sexual en todas sus facetas.
  • El lenguaje de El Decamerón, el dialecto florentino de la época, se convirtió en el modelo para el desarrollo del italiano culto.
  • El siglo XIV se vio marcado por la caída del papado y del Imperio. El crecimiento de la burguesía y la lucha entre las numerosas ciudades-estado de Italia resultaron en una etapa de florecimiento cultural.
  • En su ciudad natal, Boccaccio fue admirado en vida como un escritor de renombre y fue respetado por su trabajo en diferentes puestos políticos.
  • El Decamerón ha influido a Shakespeare, Molière y Cervantes, entre otros.
  • Gotthold Ephraim Lessing utilizó uno de los relatos más famosos como motivo para desarrollar la famosa parábola del anillo, en su pieza Nathan el sabio.
 

Resumen

La muerte negra anda por ahí

En el año 1348, la peste llega a Florencia. La gente muere de forma masiva, el hedor de los cadáveres recorre las calles y muchos intentan huir, pero la peste los alcanza. La sociedad se derrumba, las instituciones dejan de funcionar, reina una sensación de que el mundo pronto acabará; la anarquía, la violencia y las desviaciones sexuales amenazan con devorar a la alguna vez floreciente ciudad.

Aquí comienza el libro llamado Decamerón, también conocido como Príncipe Galeoto, que contiene cien historias, narradas por siete damas y tres jóvenes hombres”.

Para escapar de este horror, un grupo de jóvenes –siete mujeres y tres hombres– se recluyen en una idílica finca campestre donde, rodeados de sirvientes, cantan y bailan, disfrutan de deliciosos platillos y excelentes vinos. Además, deciden que se reunirán todas las tardes y que cada uno narrará una historia. De este modo, surgen los 100 relatos de El Decamerón, de los cuales aquí se sintetizan los más famosos.

El santo hipócrita

El notario Chapelet lleva una vida desaforada: jura en falso, miente y engaña, hace que amigos y familiares se peleen entre sí, blasfema en contra de Dios y los santos sacramentos; ni siquiera se amilana ante el robo o la muerte. Un rico comerciante llamado Musciatto Franzesi encarga a este hombre deleznable recolectar deudas en Borgoña. El señor Chapelet se aloja en casa de dos amigos italianos de Musciatto, pero pronto enferma con una gravedad tal que los médicos declaran que solo resta darle la extremaunción. Desde su lecho de muerte, Chapelet oye que sus anfitriones se preocupan por él: el moribundo resultó ser una persona tan malvada que seguramente rechazará los santos sacramentos y será arrojado en una fosa por ateo. Chapelet, que no se asusta ni siquiera ante la presencia de la muerte, hace llamar al monje más creyente, estudioso y puro, para confesarle sus pecados. Haciendo gala de sus dotes lingüísticas, se presenta a sí mismo como un hombre tan virtuoso que, luego de su muerte, recibe sepultura en el monasterio y el pueblo le rinde culto como a un santo.

Los tres anillos

Cuando Saladín, el sultán de Babilonia, se encuentra necesitado de dinero, hace llamar al rico judío Melquisedec y le pregunta cuál de las tres religiones monoteístas considera la verdadera: el judaísmo, el cristianismo o el islamismo. El judío reconoce de inmediato las intenciones de Saladín: quiere ponerlo en una situación escabrosa que lo obligue a dar una respuesta apresurada para luego presionarlo económicamente. Melquisedec responde con la parábola del anillo: un hombre rico posee un anillo extremadamente valioso, que promete entregar en herencia a cada uno de sus tres amados hijos. Para no decepcionar a ninguno de los tres, hace que un experto confeccione dos duplicados exactamente iguales. Tras la muerte del hombre, cada uno de los hijos creer tener el anillo auténtico y nadie puede decir quién tiene razón. Lo mismo sucede con las tres religiones, dice Melquisedec: Dios se la obsequió a los tres pueblos, y cada uno de ellos creen haber recibido la verdadera herencia divina. Sin embargo, jamás será posible decidir cuál de los pueblos tiene razón. Saladín reconoce la sabiduría del judío y lo hace su amigo.

Un hombre en el convento

Masetto, un bello y fornido campesino, es contratado como jardinero en un convento, haciéndose pasar por sordomudo. Después de un tiempo, dos jóvenes monjas, poseídas por el deseo carnal, lo llevan a una habitación para dormir con él, creyendo que no podrá contarlo a nadie. Poco a poco, todas las otras monjas se suman a las dos jóvenes, y hasta la abadesa arrastra al jardinero a sus aposentos. Al principio, el muchacho disfruta de su suerte, pero pronto empieza a dudar de su capacidad para cumplir con todas las mujeres. Una noche, acostado junto a la abadesa, empieza a quejarse a viva voz por sus esfuerzos. “¡Yo creía que eras mudo!”, exclama, asustada, la abadesa. Masetto responde que ha acaba de recuperar milagrosamente el habla. Las monjas se quedan con Masetto y lo nombran conserje. Ya no lo agotan físicamente y le dicen a la gente fuera del convento que el muchacho recuperó la voz gracias a las oraciones de las monjas. Con el correr de los años, una gran cantidad de “monjecitos” viene al mundo. Masetto, después de muchos años de trabajo en el convento, decide retirarse y regresa al pueblo convertido en un hombre rico, gracias a su labor. A quien quiera oírle, le dice que así actúa Dios con quienes le engañan.

La vasija de albahaca de Lisabetta

Tres jóvenes comerciantes enriquecidos gracias a una herencia notan que su hermana Lisabetta mantiene una relación secreta con Lorenzo, un muchacho que trabaja para ellos como sirviente. Al principio, los tres hermanos aparentan no saber nada acerca de los amantes y tratan a Lorenzo y Lisabetta con la amabilidad acostumbrada. Sin embargo, después de un tiempo, los hermanos invitan al amante de Lisabetta a acompañarlos durante un paseo y lo matan, para evitar la vergüenza familiar. En casa, dicen que lo enviaron a un largo viaje de trabajo, como ya lo han hecho otras veces. Cuando Lisabetta empieza a preguntar cada vez con más insistencia acerca del desaparecido, los muchachos enfurecen y ordenan a su hermana que se ocupe de sus propios asuntos.

El terrorífico comienzo será para ustedes como una montaña escarpada y empinada para los caminantes, detrás de la cual encuentran una bella y tranquila pradera que les parece aún más hermosa cuanto más grande ha sido el esfuerzo de subir y bajar la montaña”.

Una noche, Lorenzo se aparece en los sueños de su desesperada amante para contarle lo que ha sucedido y dónde se encuentra su cadáver. Lisabetta busca el lugar, llora por la muerte de su amado, corta su cabeza, la envuelve en un paño y la esconde en una vasija en la que planta una albahaca. Consumida por la ausencia de su amado, por la noche, llora sobre la planta, que por las lágrimas y por la cabeza que abona la tierra, crece magníficamente. Cuando los hermanos notan la extraña conducta de Lisabetta, le quitan la vasija. Movidos por la desconfianza que les provoca su desolación, finalmente deciden excavar la tierra y descubren la cabeza semidescompuesta de Lorenzo. Temerosos de que se descubra su crimen, abandonan la ciudad. Lisabetta enferma por el dolor y muere poco después.

La grulla coja

El cocinero Chichibio recibe la orden de su amo, Currado Gianfigliazzi, de asar una grulla. El cocinero pone manos a la obra, pero la joven Brunetta lo seduce y convence para que le obsequie uno de los jugosos muslos del animal. Cuando Currado le pregunta al cocinero por el muslo faltante, Chichibio le muestra un grupo de grullas durmientes, todas paradas en una sola pata: “Vea, mi señor, las grullas solo tienen una pata”. Furioso, el amo le responde que le mostrará que todas esas aves tienen dos patas; se acerca a ella y las espanta con un grito. De inmediato, los animales apoyan la pata que tenían en alto y emprenden vuelo. Después de un momento de conmoción, Chichibio responde: “Pero, mi señor, a la grulla de ayer no le gritó. Eso hubiera hecho que la otra pata estuviera tan estirada como esta otra.” El amo piensa que la respuesta es tan original que su ira desaparece y deja ir al cocinero sin castigo.

El castigo por infidelidad en Prato

En la ciudad de Prato rige una ley según la cual toda mujer que engañe a su esposo será quemada en la hoguera. La bella Filippa es sorprendida por su esposo, Rinaldo di Pugliesi, durante un encuentro amoroso con su amante. Rinaldo contiene su ira y resiste el impulso de matar a su esposa con sus propias manos. En su lugar, la lleva ante el juez. Frente al pueblo, el juez pregunta a la acusada si se declara culpable, con la secreta esperanza de que niegue su paso en falso, pues no quiere condenar a muerte a una mujer tan bella. Para sorpresa de todos, Filippa confiesa abiertamente haber pasado la noche en brazos de su amante y agrega que la ley que la condena no fue inventada por mujeres. Además, dice, nunca se negó a las solicitudes de su esposo y, después de todo, no es su culpa si las mujeres están en mejores condiciones que los hombres para tener varias parejas al mismo tiempo. “Por eso le pregunto, mi señor, si él ha hecho todo lo que ha querido cuando y tantas veces como lo ha querido, ¿qué debería hacer yo con lo que sobra? ¿Debo arrojárselo a los perros?” La multitud celebra a carcajadas la respuesta valiente e inteligente, y exclama que la acusada tiene razón. De mutuo acuerdo, la ley se da por derogada, Filippa regresa feliz y triunfante a la casa de sus padres, mientras que Rinaldo reconoce su error y se marcha avergonzado.

El amante del tonel de vino

La joven Peronella tiene un amante llamado Giannello, que la visita por un rato cuando el esposo de Peronella está trabajando. Cuando, un día, llega de sorpresa antes de lo acostumbrado y en compañía de un desconocido, la infiel oculta a su amante en un enorme tonel de vino. El esposo le cuenta que acaba de vender precisamente ese tonel a su acompañante por el precio de cinco ducados. Con rapidez, Peronella le responde que ella ha tenido más éxito, pues el hombre que se encuentra en ese preciso instante en el tonel ha expresado que pagará siete ducados por él, pero que antes quería evaluar la calidad del interior del tonel. Con estas palabras, Giannello sale y dice que comprará el tonel, pero solo si antes lo lava completamente. El esposo despide entonces a su acompañante y se mete en el tonel para limpiarlo, mientras Peronella se asoma por la boca del tonel y le da instrucciones precisas de limpiar aquí y allá. Sin embargo, sus palabras también están dirigidas a su amante, quien está detrás de ella satisfaciendo sus deseos sexuales. Una vez que el esposo ha terminado su trabajo, Giannello le paga los siete ducados y se marcha a su casa con el tonel.

El amante en el baúl

Spinelloccio y Zeppa son dos íntimos amigos jóvenes y ricos, casados con bellas mujeres. Son vecinos en la ciudad de Siena. Después de un tiempo, Spinelloccio comienza una relación amorosa con la esposa de su amigo. Por casualidad, Zeppa descubre la traición, pero en lugar de pedir la cabeza de su amigo y hacer que el asunto se vuelva público, diseña un plan para vengarse. En primer lugar, obliga a su esposa a confesar su infidelidad y a prometer ayudarle para obtener su perdón. Durante el siguiente encuentro entre ella y Spinelloccio, Zeppa aparenta llegar sorpresivamente de regreso a casa. La esposa infiel ordena a su amante que se esconda en un gran baúl. Entonces, Zeppa hace venir a la mujer de su amigo, le cuenta lo que ha pasado y con arrumacos, amenazas y la promesa de una joya, la convence para que se entregue a él, precisamente sobre el baúl en el que se oculta Spinelloccio. Cuando la esposa de Spinelloccio reclama a Zeppa la valiosa joya prometida, este abre el baúl y Spinelloccio sale de él. Después de un momento de vergüenza y deshonra, los cuatro deciden seguir siendo amigos como hasta ahora y evitar con elegancia las convenciones sociales que, en estos casos, prescriben asesinato, muerte y enemistad eterna entre las familias; en su lugar, ahora cada una de las mujeres tiene dos hombres y cada uno de los hombres tiene ahora dos mujeres.

La transformación en yegua

El sacerdote Gianni di Barolo no solo tiene una yegua. Y su un amigo llagado, Pietro da Tresanti está casado con una bella y joven muchacha. Un día, el sacerdote cuenta a la pareja que puede convertir a la yegua en una joven, para luego volver a convertirla en una yegua en el momento en que le plazca. Crédula, la mujer le dice a Pietro que podrían ganar mucho dinero si él también pudiera convertirla a ella en yegua de tanto en tanto. Los dos piden al sacerdote que les enseñe cómo hacer magia. El sacerdote consiente, pero le dice a Pietro que debe observar toda la transformación sin decir una sola palabra, pues resulta particularmente difícil sujetar correctamente la cola de la yegua. Gianni di Barolo ordena a la mujer de su amigo desvestirse completamente y ponerse en cuatro patas. Una vez que lo ha hecho, el sacerdote toca todo el cuerpo de la mujer mientras repite: “Estas serán las bellas patas de una yegua; estos serán los bellos pechos de una yegua” y así con todas las partes del cuerpo. A la hora de hacer la cola de la yegua, Barolo se quita la camisa, saca su pene del pantalón y se acerca al trasero de la muchacha, diciendo: “Y esta será una bella cola de caballo”. Pietro, a quien el asunto no le gusta nada, exclama: “¡Don Gianni, no quiero una cola, no quiero que le ponga una cola!” El sacerdote responde que la yegua estaba casi lista, pero que él acaba de arruinarlo todo. La mujer también le reprocha a su esposo la interrupción, pero él decide no volver a acercarse jamás a las artes mágicas de Gianni di Barolo.

Acerca del texto

Estructura y estilo

El Decamerón es una narración enmarcada de 100 relatos distribuidos en diez días. Cada día se narran diez relatos cortos, todos los cuales describen un hecho inusual. Cada día está dedicado a un tema en particular, por ejemplo, el amor trágico, el amor dichoso o el escape de una situación peligrosa por medio de una respuesta inteligente. Cada día, los participantes eligen a un rey o una reina de los narradores, algo que les da el derecho de definir el tema para el día siguiente. La narración enmarcada comienza con la descripción de la peste. Además, el autor interviene al principio del cuarto día y en el epílogo.

Giovanni Boccaccio escribió su principal obra en florentino, con una estructura sintáctica noble, cercana al latín. Lo característico es el realismo de su estilo narrativo, con el que supera el rígido esquema de la retórica medieval. También salta a la vista la multiplicidad de niveles estilísticos, desde la elegancia aristocrática hasta la chabacanería popular y el humor sexual.

Enfoques interpretativos

  • El relato que brinda el marco de El Decamerón describe la desintegración de la sociedad como resultado de la peste. El grupo de diez jóvenes narradores de los relatos individuales constituye un modo de vida alternativo, marcado por el arte de la narración, el amor a la belleza y el trato refinado, elegante y cortés.
  • La colección de relatos describe la imagen del hombre marcado por el hedonismo y el disfrute de la vida (placer por el pecado carnal). Los personajes de El Decamerón se dejan llevar por los placeres carnales, especialmente, los eróticos.
  • En vista de la fuerza de las pulsiones humanas, las normas religiosas y morales resultan insuficientes. Frente a las rígidas y eternas leyes divinas, El Decamerón privilegia las normas humanas cotidianas desarrolladas a la medida del hombre.
  • Un motivo importante en El Decamerón es la crítica irónica a la doble moral de los representantes eclesiásticos, descritos siempre como pecaminosos y dispuestos a ceder ante los placeres carnales.
  • Boccaccio muestra que la inteligencia con frecuencia es superior a la fuerza física y a las ataduras sociopolíticas: en muchos relatos se celebra la fuerza de la palabra justa, el efecto sorpresivo y convincente de una respuesta precisa o de un argumento irrefutable.
  • Los personajes de Boccaccio provienen de todas las clases sociales y se ven confrontados con problemas concretos de la vida cotidiana, con las alegrías y las catástrofes de la vida medieval. Con ello, el autor rompe con la tradición que considera que solo los personajes aristocráticos son dignos de ser reflejados en la literatura.
  • De modo similar a la Divina comedia de Dante, que celebra la jerarquía celestial y la negación del mundo en 100 cantos, El Decamerón de Boccaccio es una comedia humana anclada en el mundo terrenal compuesta por 100 novelas.

Antecedentes históricos

Transformaciones en la Italia del siglo XIV

El siglo XIV se vio signado por la desintegración de la autoridad papal e imperial. En 1309, el papa Clemente V desplazó su sede de Roma a Aviñón, por lo que la Iglesia cayó por 70 años bajo el influjo de la corona francesa. La autoridad papal se vio completamente derrumbada durante el gran Sisma de la Iglesia occidental, cuando, entre 1378 y 1415, dos papas –uno con sede en Roma y el otro en Aviñón– se dedicaron a luchar entre sí y a excomulgar a los adeptos del papa enemigo.

A pesar de varios esfuerzos militares, el Imperio tampoco estaba en condiciones de imponerse como fuerza del orden. El país se desintegró en pequeños estados independientes que perseguían sus propios intereses y que dependían de ejércitos asalariados para asegurar su poderío. A esto se sumaron las catastróficas pestes epidémicas, la peor de ellas es la de 1348, descrita en El Decamerón.

La caída de la Iglesia y del Imperio favoreció el crecimiento de la burguesía urbana, fortaleció los primeros intentos de separar el Estado de la Iglesia y fomentó el interés por la cultura y la historia de la antigüedad clásica. El hecho de que en El Decamerón no haya muchos personajes de la nobleza en el centro de las historias es un síntoma del fortalecimiento de la burguesía. La rivalidad entre los pequeños estados independientes dio por resultado un florecimiento cultural durante el cual Italia produjo obras artísticas y literarias reconocidas en toda Europa. Los titanes de la literatura italiana –Dante Alighieri, Francisco Petrarca y Boccaccio, también llamados “las tres coronas”–, vivieron en un siglo XIV marcado por la inseguridad política e ideológica.

Origen

El Decamerón surgió entre 1349 y 1353, poco después de que Florencia, la ciudad natal de Boccaccio, fuera acosada por la peste. El título se desprende de las palabras griegas deka (diez) y hemera (día), y puede traducirse como la obra de los diez días. Esto se refiere a la estructura de la colección de relatos, para la que el diez –una cifra considerada sagrada– tiene un significado decisivo. Boccaccio utilizó numerosas fuentes para escribir su obra principal –al menos el 90% de su material tiene su origen en ellas– pero, para la creación literaria se tomó muchas libertades. En su mayoría, tomó como fuente de inspiración los textos de la antigüedad clásica, los sainetes y las leyendas francesas, las tradiciones narrativas italianas y las crónicas locales.

Influencia

Junto con Dante Alighieri y Francisco Petrarca, Giovanni Boccaccio es uno de los creadores de la literatura italiana. De la mano de La divina comedia de Dante y el Cancionero de Petrarca, su Decamerón constituye un modelo lingüístico para el desarrollo de la lengua italiana culta. Sin embargo, el italiano fue, durante varios siglos, una lengua casi exclusivamente escrita, dominada solo por una pequeña minoría cultural. El pueblo, por el contrario, hablaba el dialecto latino vernáculo propio de cada región. Fue recién luego del surgimiento del estado nacional italiano, en 1861, que el italiano logró imponerse como idioma cotidiano. Debido a que la lengua de Boccaccio, Dante y Petrarca estuvo dormida por un tiempo más o menos largo, a diferencia de los textos medievales alemanes o ingleses, sus producciones literarias siguen siendo bastante comprensibles en la actualidad.

La colección de relatos de Boccaccio fue reconocida como obra maestra ya en tiempos del Renacimiento y poco después de su publicación aparecieron innumerables imitadores, la mayoría de los cuales ha caído en el olvido. Hasta hoy, El Decamerón es considerado un modelo para el género literario de la colección de relatos. Es una de las obras más importantes de la literatura mundial y uno de los primeros libros en los que personajes como prostitutas, amas de casa, pequeños tahúres, pordioseros, ladrones y vagabundos son presentados sin pretensión de moralidad. Boccaccio inspiró a autores como Miguel de Cervantes y François Rabelais, pero también William Shakespeare y Molière recurrieron a él. Gotthold Ephraim Lessing basó su famosa parábola del anillo de Nathan el sabio en el tercer relato del primer día de El Decamerón.

Sobre el autor

Giovanni Boccaccio nació en junio o julio de 1313 en Florencia, o en algún pueblo cercano. Su padre era un rico comerciante. De su madre, probablemente francesa, casi no existen datos. A pedido de su padre, Boccaccio aprendió la profesión de comerciante, pero luego se dedicó a estudiar derecho, aunque no con gran pasión. El joven prefería pasar sus días en la corte napolitana del rey Robert d’Anjou, disfrutando de una vida frívola y llena de placeres, llena de excursiones, amoríos y conversaciones mundanas. Además, Boccaccio admiraba la poesía cortesana de Francia, la cultura latina y la historia y la mitología de la antigüedad clásica.Al regresar a Florencia en 1348, experimentó la diseminación de la peste, que se llevó la vida de su padre. Boccaccio heredó la considerable fortuna familiar, se dedicó a escribir durante cuatro años El Decamerón y luego se convirtió en un escritor famoso y respetado, a quien su ciudad le asignó tareas políticas. Además de El Decamerón, Boccaccio escribió una gran obra en verso y prosa, para lo que recurre tanto al latín como al florentino. A pesar de que tuvo al menos cinco hijos extramaritalmente con diferentes mujeres, el papa Inocencio VI lo nombró sacerdote en 1360. Boccaccio cultivó una larga y estrecha amistad con el gran poeta florentino, Francisco Petrarca. Cuando Boccaccio perdió el favor del gobierno de Florencia, se mudó a Certaldo, donde, agobiado por crisis personales y religiosas pasó cinco años trabajado como escritor y maestro particular. Más tarde, retomó su trabajo oficial, que lo llevó a realizar numerosos viajes y a encontrarse con los hombres más poderosos de su tiempo. Murió el 21 de diciembre de 1375, poco después de haber realizado 60 prestigiosas lecturas de La divina comedia de Dante.


Este resumen de clásico de la literatura ha sido compartido con usted por getAbstract.

Localizamos, evaluamos y resumimos conocimiento relevante para ayudar a las personas a tomar mejores decisiones en los negocios y en su vida privada.

Para usted
Encuentre su próximo libro favorito con getAbstract. Ver el precio >>
Para su empresa
Manténgase al día con las tendencias emergentes en menos tiempo. Aprenda más >>
Estudiantes
Estamos comprometidos a ayudar a los #NextGenLeaders. Ver precios >>

Canales relacionados

Comentarios sobre este resumen